EH Bildu arrebata, en plena pandemia, la alcaldía de Estella a Navarra Suma en un pleno presencial

Dos tránsfugas socialistas y uno de Geroa Bai apoyaron la moción de censura a puerta cerrada y sin medios. El presidente de UPN tilda lo ocurrido de “indecente” e indignidad democrática"

Esparza (UPN) cree que PSN y PSOE son los "facilitadores perfectos" de Bildu
El presidente de UPN, Javier Esparza, había pedido la reunión del pacto antitránsfugas EFE/ Jesús DigesJesús DigesEFE

El municipio de Estella-Lizarra se ha “contagiado” de poder. En medio de la pandemia que azota a toda España por el coronavirus, EH Bildu y sus socios -Geroa Bai y dos de los tres concejales del PSN que fueron elegidos en las pasadas elecciones y que se convirtieron en “tránsfugas”- han decidido que su moción de censura era de “extrema necesidad”. Mientras el avance del coronavirus ha paralizado la formación educativa, supendido actividades deportivas institucional y adminsitrativa además de confinar a la población en sus casas, EH Bildu decidió seguir con su agenda y ha montado hoy un pleno presencial para arrebatarle el poder a Navarra Suma. De manera que finalmente fue elegido Koldo Leoz (EH Bildu) como nuevo edil al contar con nueve votos.

El ya ex alcalde de Estella, Gonzalo-Fuentes, el alcalde más votado en 2019 que gobernaba el municipio con 7 concejales, no acudió al pleno siguiendo los criterios del Gobierno Navarro que había instado a que éste se llevara a cabo tras el fin de la pandemia. Tampoco acudieron el resto de concejales de Navarra Suma, ni hubo medios de comunicación ni público. Los miembros de UPN ya criticaron la celebración de este pleno que tildaron de “irresponsabilidad”.

El pleno, justifican desde el municipio, no se hizo de manera telemática ya que no habría “garantías legales”.

El presidente de UPN, Javier Esparza, había solicitado antes de la pandemia, la celebración urgente de la comisión de seguimiento del pacto Antitransfuguismo, tras la presentación la moción de censura que habían interpuesto.

EH Bildu, Geroa Bai y dos de los tres concejales socialistas son los firmantes de una moción que ha dado la alcaldía a Bildu; pero se lo repartirán con el tránsfuga del PSN de manera que estará un año como edil y los otros dos sería alcalde el de la izquierda abertzale, éste en primer lugar.

Moción “indecente”

El presidente UPN y líder de la coalición de Navarra Suma en Navarra, Javier Esparza, en declaraciones a LA RAZÓN ha tildado el pleno de hoy de “indecente”. Primero por presentar una moción de censura apoyándose de un tránsfuga y por la “indignidad democrática” de los nacionalistas -Geroa Bai que depende de los nacionalistas vascos- por sustentarlo. Además, critica cómo la presidenta de la comunidad foral, María Chivite (PSN) permite a sus socios de gobierno de Geroa Bai apoyar a dos tránsfugas socialistas y unir también sus votos para hacer alcalde EH Bildu, quien perdió en los comicios de 2019. “No sé por qué Chivite no exige a sus socios que paralicen esa actitud tan antidemocrática”, indicó Esparza. Y es el que los dos socialistas navarros tránsfugas no reconocen la legitimidad de su partido, pero tampoco la líder de Geroa Bai, Uxua Barkos “no les dice nada”.

Además, de la moción de censura, se ha hecho “aprovechando una pandemia global” mediante un pleno que no estaría justificado por cuestiones sanitarias. “No dan ejemplo de nada”, indicó el líder de Navarra Suma. Destaca que, la prioridad en Estella, al igual que en el resto de España y del mundo es frenar la pandemia del Covid-19 y no quitar o poner alcalde. “Demuestran que lo único que les preocupa es el sillón”. Además, su formación asegura que no iba a perticipar en eso ni tampoco se reunían las condiciones.

Para Navarra Suma ha quedado claro qué es lo que realmente importa a algunos políticos y que además Chivite en Navarra es la presidenta, pero quien manda en Geroa Bai y Uxue Barkos con EH Bildu que ahora suma una alcaldía más.