El PSOE busca apoyos para “salvar” los decretos

El Pleno que los avale se prevé para la próxima semana y en su orden del día también figuraría la prórroga del estado de alarma

El Congreso debate la prórroga del estado de alarma
La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, ha iniciado los contactos con el resto de gruposPool Pool

El Gobierno comienza a activar los movimientos para sacar adelante en el Parlamento la segunda remesa de decretos que ha aprobado el Consejo de Ministros en el contexto del estado de alarma. Los primeros, de índole económica, llegaron al Congreso de los Diputados la semana pasada y ya generaron las primeras críticas de la oposición por la falta de ambición de los mismos. Aun así, contaron con el respaldo mayoritario de la Cámara. Pero estos últimos, aunque van un paso más allá y responden a algunas de las demandas que se hicieron en sede parlamentaria, como el cese de la actividad productiva «no esencial», han causado polémica por la falta de consenso e interlocución con el resto de partidos para forjar esa «unidad de acción» a la que apela continuamente Pedro Sánchez en un momento tan excepcional.

Han arreciado las críticas, ya no solo desde los sectores previsibles como PP o Vox, sino también desde aquellas formaciones consideradas imprescindibles para el Gobierno, como el PNV. El objetivo ha virado por momentos de conseguir aprobarlos con el mayor respaldo posible a conseguir aprobarlos, a secas. Tras la polémica suscitada, el Ejecutivo –calculadora en mano– se ha puesto a trabajar para evitar un escenario, que en todo caso consideran «impensable», y es que los decretos puedan llegar a naufragar en el Congreso.

El PSOE trabaja ya en contactos parlamentarios para alumbrar la mayoría suficiente, se requiere mayoría simple, para que los textos salgan adelante. La asunción de errores se ha verbalizado ya públicamente por miembros del Gobierno, que justifican la falta de interlocución con el resto de partidos y comunidades a la «urgencia» de aprobar medidas en 24 horas. Existe incluso la disposición a asumir algunas de las medidas que pide la oposición, como contrapeso para lograr limar los recelos que despiertan las medidas. Desde el PNV agradecen la «rectificación hacia posiciones más razonables» del Ejecutivo y existe optimismo, entre los socialistas, sobre su futuro apoyo. También el del PP y Ciudadanos que, a pesar de criticar la unilateralidad del Ejecutivo, mantienen la «mano tendida», lo que podría colocarles en el peor de los casos en la abstención. Para los síes, bastaría entonces con reproducir de nuevo la mayoría de la investidura.

Aunque el Gobierno tiene un plazo de un mes para llevar los decretos al Congreso para su aval, lo cierto es que las fuentes consultadas fijan la próxima semana como la idónea para hacerlo. El Pleno se celebraría entre el 6 y el 8 de abril y necesariamente tendría que incorporar en el orden del día la eventual prórroga del estado de alarma, si así lo considera el Gobierno, porque la primera ampliación del mismo finaliza el 11 de abril. Tal como avanzó este diario, el Ejecutivo asume que serán necesaria una nueva prórroga, al menos hasta el 26 de abril, del estado de alarma para «consolidar» los avances registrados en las últimas semanas. Aunque, con toda prudencia, los datos indiquen una incipiente estabilización de la epidemia, el propio ministro de Sanidad, reconoce que «llegar al pico de la epidemia no significa resolver el problema» y reveló que trabajan en escenarios que todavía no pueden anticipar.