Justicia revisará la ley para que los autores de bulos “no se vayan de rositas”

Campo anuncia un plan de choque en los juzgados del orden sociolaboral, contencioso y mercantil para evitar el colapso tras la pandemia

La propagación de “fake news” o noticias falsas, amplificadas por la rápida difusión a través de las redes sociales, ha ido de la mano de la pandemia sanitaria y el ministro de Justicia ha asegurado que el Gobierno no quiere que la impunidad ampare a sus autores. Juan Carlos Campo ha anunciado que desde el departamento que dirige se “revisarán” los instrumentos legales para impedir estos bulos o, al menos, “para que no se vayan de rositas” quienes pretenden intoxicar a la opinión pública con esas noticias falsas. “Tenemos un problema como sociedad con la irrupción de las fake news”, ha dicho.

Así lo ha asegurado el titular de Justicia en una comparecencia junto al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la que Campo ha lanzado además un mensaje de “optimismo moderado” ante la evolución de la crisis sanitaria y se ha comprometido a impulsar un plan de choque para evitar el colapso en los juzgados tras la pandemia. Una iniciativa que ha encuadrado en el “plan de acción de desescalada” y que se centrará en los ámbitos sociolaboral (que dirimirá, por ejemplo, despidos y ERTEs), contencioso y mercantil, allí donde -ha dicho- “de manera más sangrante se ve la incidencia de la pandemia”.

Tras mantener horas antes una reunión por videoconferencia con sus homónimos de la UE, el ministro ha insistido en que la pandemia “no está afectando al Estado de Derecho”, que aunque ha ralentizado su funcionamiento, “sigue funcionando” y “no se debilita”.

“La pandemia no puede ser una excusa para debilitar el Estado de Derecho”, ha defendido Campo, que ha eludido cualquier reproche al líder del PSC Miquel Iceta -que aboga porque los líderes independentistas condenados en el juicio del “procés” cumplan en sus casas el confinamiento- y se ha limitado a enmarcar sus palabras en el derecho a la libertad de expresión y a incidir en que será el Tribunal Supremo quien tenga la última palabra al respecto.

El titular de Justicia tampoco ha precisado si el Gobierno podrá obligar a los enfermos por coronavirus asintomáticos a recluirse en las “arcas de Noé” contra su voluntad y ha hecho hincapié en que en esos supuestos se actuará con “proporcionalidad” tras solicitar “los informes pertinentes”.

Asimismo, respecto a la posible falta de fiabilidad de los datos de fallecidos por el Covid-19, el ministro ha explicado que desde Justicia se están “corrigiendo diariamente la diferencia de datos” entre registros civiles porque, como ha sucedido históricamente, ha asegurado, “muchas veces las causas del fallecimiento ni siquiera figuran con nitidez”. Y se ha mostrado convencido de que “la próxima vez” que se produzca una situación similar “nos va a coger mucho más preparados e informatizados”.

En la misma línea que el resto del Ejecutivo, Campo ha asegurado que “estamos viendo el final del tunel” y, echando mano de esa épica doméstica tan presente estos días, ha vaticinado que “llegaremos con lagrimas en los ojos, pero con el orgullo de ser españoles”.