La UME enseña a agricultores a desinfectar con tractores

Hoy han instruido a los habitantes de un pueblo madrileño para fumigar las calles con maquinaria agrícola

La principal misión de las Fuerzas Armadas en la “Operación Balmis” contra el coronavirus continúa siendo la desinfección de infraestructuras críticas, servicios esenciales y, sobre todo, residencias de ancianos. Una tarea clave para acabar con los posibles focos de contagios por toda España y a la que se añade la formación a diferente personal para que ellos sean capaces de garantizar esa seguridad una vez ellos se marchan. Ya lo han hecho con diferentes unidades militares, con el personal de los geriátricos en los que actúan, con bomberos, brigadas forestales, efectivos de Protección Civil... y ahora comenzarán a hacerlo con los ciudadanos en algunas poblaciones. Así lo ha confirmado esta mañana el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Miguel Ángel Villarroya, quien ha explicado que a lo largo del día de hoy la Unidad Militar de Emergencias (UME) instruirá a la población de Camarma de Esteruelas (Madrid) para desinfectar viales públicos con tractores y maquinaria agrícola.

Ya han sido varios los municipios españoles que durante este estado de alarma han fumigado sus calles utilizando estos vehículos e incluso la propia UME dispone de un cañón de nieve adaptado y montado en un camión para aumentar la efectividad y el alcance de los productos que usan para desinfectar las avenidas de diferentes localidades. Por ello, ahora han decidido dar un paso más y formar a los agricultores de pequeños pueblos para que puedan garantizar la seguridad en ellos. Hasta ahora, se habían limitado a dar algún consejo a estos trabajadores en algunas zonas de Andalucía, pero a partir de hoy se tratará de una formación más amplia, ya que, según aseguran desde la propia unidad, con el paso de los días han ido ganando en experiencia.

“Clase” práctica en Madrid

En concreto, según han confirmado desde la UME a LA RAZÓN, en el caso de Camarma de Esteruelas los efectivos han mantenido una reunión en el Ayuntamiento con el alcalde, los agricultores de la zona y los técnicos en control de plagas del municipio. Los militares les han mostrado cómo funcionan sus equipos de nebulización y las pistolas difusoras con las que cuentan y han hecho una demostración por las calles. Al mismo tiempo, les han explicado cuáles son los puntos críticos a tener en cuenta y qué tipo de mezcla usar para cada lugar. Pero también han puesto sobre la mesa el conocimiento de los expertos en control de plagas y los medios y depósitos que tienen para fumigar los campos con los tractores. Entre ambos equipos, destaca la UME, han podido diseñar unos procedimientos adecuados para esta tarea de desinfección.

Hasta ahora, esta unidad no ha recibido más peticiones al respecto, pero recuerdan que si reclaman su colaboración para esta tarea -siguiendo los procedimientos establecidos en la cadena de mando- acudirán allí donde les requieran para ayudar a las poblaciones a hacer frente al coronavirus.

7.316 militares desplegados

En lo que se refiere al despliegue militar con motivo de la “Operación Balmis”, un total de 7.316 uniformados (incluido el personal sanitario) estarán hoy, miércoles, actuando en 239 localidades españolas realizando diferentes tareas. La principal, de nuevo, la desinfección, actuando en 127 residencias de ancianos, sumando ya más de 3.000 las que han fumigado.

Pero también continuarán apoyando el montaje y mantenimiento de hospitales de campaña como los de Ifema o Sabadell y los albergues para personas sin hogar. Seguirán colaborando con el Banco de Alimentos para transportar comida y garantizarán la seguridad de centrales nucleares, infraestructuras críticas y numerosos pasos fronterizos con Francia, Portugal y Marruecos. Además, tal y como ha explicado el general Villarroya, los propios militares repartirán pantallas faciales de protección que está elaborando la Universidad Complutense de Madrid entre los hospitales de la Comunidad.

El JEMAD ha querido cerrar hoy su comparecencia que en esta lucha de la sociedad contra el coronavirus, “hay muchos héroes anónimos, muchos soldados desconocidos, que desempeñan su labor con abnegación y entrega absoluta para ayudar a los que más lo necesitan. Cada uno de ellos tiene una cara, un nombre y una historia”. Sin “poder citarlos a todos”, no ha dudado en reconocer su “admiración” a “todo el personal sanitario, al que trabaja en las residencias, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los soldados, marineros y aviadores y a todos aquellos que nos quedamos en casa”. “La sociedad está en deuda con estos héroes anónimos”, ha apuntado para finalizar.