Funcionarios de Prisiones piden una compensación económica tras ser ninguneados por Marlaska

Acusan al ministro del Interior de no atender ninguna de sus reivindicaciones, con una plantilla debilitada y sin medios suficientes para luchar contra el coronavirus

“Tenemos una plantilla ya de por si escasa, debilitada además por las cuantiosas bajas sufridas por la pandemia, que hace que nos sea cada día más complicado enfrentarnos, sin los medios adecuados y el personal suficiente, al reto que supone mantener el orden y la seguridad en las prisiones españolas”. Así comienza la carta que la Asociación Nacional de Trabajadores Penitenciarios “Tu Abandono Me Puede Matar” ha enviado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Una misiva en la que solicitan al Ejecutivo la medalla de oro penitenciaria para los fallecidos por Covid-19, así como una compensación económica por la profesionalidad demostrada cada día, al igual que la anunciada en Francia por su presidente Emmanuel Macron. Desde la asociación recuerdan la escalada de graves sucesos que se están produciendo en distintos centros penitenciarios de España durante esta crisis y exigen al Gobierno que dote a todos los trabajadores de esa compensación económica.

“En esta institución desde el primero hasta el último de los miembros del colectivo ha antepuesto el deber como funcionario de instituciones penitenciarias a su propia seguridad y la de sus familias”, aseguran en el escrito remitido a Interior. Y es por este motivo por el que advierten de que no sería justo que "se vuelva a hacer un reparto discrecional de productividades”, como han hecho desde la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias en anteriores ocasiones.

Reproches a Grande-Marlaska

De forma tajante, desde “Tu abandono me puede matar” reprochan al ministro del Interior que no se haya atendido ninguna de las reivindicaciones. “Bajo su mando tiene usted un colectivo de profesionales de una calidad humana y profesional que está muy por encima de los esfuerzos y compensaciones que los distintos gobiernos, incluido el suyo, han sabido agradecer”, manifiestan. Así, insisten en que ni siquiera se le ha escuchado cuando ha solicitado la necesaria equiparación con sus homólogos allí donde se han transferido las competencias de prisiones y que sí le ha sido concedida a otros cuerpos en similares condiciones. Más si cabe en unos momentos tan delicados.

Por todo ello y por “no merecer seguir en el abandono”, solicitan esta compensación extraordinaria, como un gesto de ese gobierno hacia la construcción de una nueva línea de diálogo entre los trabajadores y los responsables políticos. A su juicio, esto marcará un antes y un después en el conflicto social que arrastran desde hace años.

Finalmente, subrayan la necesidad de que les sea concedida la mayor distinción posible a título póstumo (Medalla de Oro al Mérito Penitenciario) a aquellos compañeros que han perdido la vida en servicio activo, a causa del coronavirius. Así como el reconocimiento a la labor de todos aquellos que se han visto involucrados en altercados muy graves y que han podido solventarlos gracias a su pericia y profesionalidad.