Rivera pide no perpetuar el estado de alarma y asegura que no quiere ser “un jarrón chino”

El ex líder de Cs quiere crear una red de líderes en el ámbito de la sociedad civil y afirma que no volverá a la política. Además, reconoce que tiene muchas ganas de “verle la carita a mi hija”

El ex líder de Ciudadanos, Albert Rivera ha participado en una charla-entrevista organizada por Thinking Heads seis meses después de su adiós de la política. Según indica él mismo en un tuit y, tras haber recibido “muchas peticiones, propuestas y preguntas” en estos meses, consideró que era el momento de “compartir y aportar" desde la sociedad civil.

El ex líder de Ciudadanos dejó la política el pasado 11 de noviembre, tras la debacle de los naranjas que pasaron de 57 a 10 escaños en los comicios del 10-N. Albert Rivera aseguró durante la charla que se encuentra “feliz y contento” de la decisión que tomó después de un “mal resultado” que le obligó a tomar esa decisión, que dijo fue “la correcta” tanto a nivel personal y profesional. “Siempre tuve claro que me iba a marchar cuando se me acabara la fuerza y la garra” y afirmó que no tiene intención de volver a la política porque esa es ya “una etapa pasada”, aunque dijo que pondrá en marcha varias iniciativas desde la sociedad civil.

Sobre la crisis del coronavirus que estamos viviendo, Albert Rivera insistió en que daba su opinión "como ciudadano libre que ve cosas que no le gustan”. Se mostró partidario de acudir a un “rescate suave” y pactar con la UE esas condiciones y que sean las menos dañinas para la sociedad antes de llegar a uno “duro impuesto por Europa”.

Reclamó “como ciudadano” una postura conjunta de los líderes políticos y destacó que “no se puede caer en la autopropaganda". Afirmó que el Gobierno debe hacer "autocrítica, buena gestión y si hay que pedir perdón, que se haga”. Apuesta porque se lleve a cabo pactos de Estado que dijo “es fundamental” aunque consideró que “vamos tarde”.

Contra la prórroga

Sobre el apoyo que está dando ahora Ciudadanos, liderado por Inés Arrimadas, que negoció el “sí” con el Gobierno de Pedro Sánchez para prorrogar el estado de alarma indicó que los presidentes de los partidos “tienen toda la legitimidad para tomar decisiones”, algo que él ejerció y no aceptó que nadie le tutelara sobre ello. Fuera de la política ya, el ex líder de Cs no quiso entrar a valorar si le parece bien o mal la decisión tomada porque “cuando toma uno decisiones se puede equivocar” y sobre todo, subrayó, “no quiero ser un jarrón chino”. “No voy a entrar en polémicas porque me parecería muy injusto y las decisiones que tome la Ejecutiva será su responsabilidad y su decisión”.

Rivera no entiende la dicotomía de elegir entre salvar vidas o salvar empleos, algo que dijo está relacionado. Se mostró en contra de seguir estirando más este estado de excepcionalidad constitucional. “No puede haber un estado de alarma permanente en el tiempo”, y pidió “claridad” en los pasos que se dan y que para ello se cuente con el mayor apoyo posible, con la oposición, con las autonomías y los municipios. “Un mes de confinamiento en una caída de un 3% del PIB y apostó por hacer una desescalada razonable. “No hay que elegir entre salud y comer; es una dicotomía falsa”.

El ex líder de Cs apuntó a que el estado de alarma “puede limitar derechos, pero no el ejercicio absoluto de derechos" porque si no, “para eso está el estado de excepción”, y alertó de que no se puede utilizar tampoco el decreto ley como forma permanente y como “chantaje”. “Eso choca con los valores democráticos y pido que el estado de alarma sea una excepción, no una norma”.

Además, Rivera mostró su preocupación por los emprendedores y autónomos, a esos que no les ha llegado el pago de los ERTE y donde a los que se la jueguen y emprenden se les trata de castigar. “Los impuestos populistas solo van a provocar que los que tengan rescursos se vaya de España, y muchos de esa gente irá a Portugal”, apuntó. Confesó que el negocio familiar que tenía su madre y su tía “ha tenido que cerrar”, como le habrá ocurrido a muchos españoles cuando comprueban que no salen las cuentas.

“El Estado nos tiene que ayudar a sobrevivir, pero no cómo tenemos que vivir” y, valoró como positivo el ingreso mínimo pero dijo que tiene que ser temporal, condicionado a buscar trabajo y no como “una forma clientelar”. “Esta crisis la vamos a superar desde la sociedad civil, reinventándonos”. Por ello llamó a la unidad de los que creen en esto para defender esa visión y apuesta por crear una red de líderes de la sociedad civil para ello.

Feliz ante su próxima parternidad

Albert Rivera se refirió a su próxima paternidad y confesó que tiene “muchas ganas de verle la carita a mi hija”y que está pensando ya en cambiar pañales de nuevo. “Vamos a tener que cambiar muchos pañales combinado con el trabajo”. Además, dijo que también su hija Daniela -fruto de una relación anterior-, está “muy ilusionado” con la llegada de su nueva hermana.
En esta etapa de transición,el ex líder de Cs también tiene previsto la publicación de su libro: “Un ciudadano libre”, que empezó a escribir en el mes de diciembre con experiencias y cosas que no ha podido contar hasta entonces por “responsabilidad de estado” y que saldrá finalmente en el mes de septiembre.