Los policías podrán viajar a sus lugares de residencia para ver a sus familias

Se les había exigido la presencia permanente en sus puestos por el coronavirus

Los policías nacionales van a tener un justo reconocimiento después del esfuerzo que han realizado desde que se decretó el confinamiento por el coronavirus. Podrán visitar a sus familias desde el próximo lunes, aunque no se encuentren en la provincia en la que se hallan destinados, según una orden de la Dirección General del Cuerpo que ha conocido LA RAZÓN.

De esta manera, se pone fin a una situación en la que se exigió a los agentes un esfuerzo suplementario derivado de las necesidades provocadas por la crisis del coronavirus.

Precisamente, en la citada orden se recuerda que, por necesidades del servicio, ha hecho falta disponer de los recursos humanos necesarios para garantizar el funcionamiento de los servicios públicos esenciales, en particular los sanitarios, “así como proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana”.

“La favorable evolución de la pandemia, en los términos planteados por las autoridades sanitarias, aconseja la adopción de medidas que no impidan el desplazamiento del personal de la Policía Nacional a localidades distintas a las de prestación de servicio en las que tienen su residencia su núcleo familiar”, subraya.

Por todo ello, se autoriza “el desplazamiento directo entre la localidad de residencia en función de su plantilla de destino o comisión y el domicilio donde reside su núcleo familiar, siempre y cuando ambos municipios se encuentren al menos en la Fase 1 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad”. Los desplazamientos se realizarán haciendo uso de las vacaciones, permisos y licencias, así como del régimen de descansos.

Finalmente, se señalan que “deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del COVID-19 y, en particular, las relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de, al menos, dos metros, o, en su defecto, medidas alternativas de protección física, de higiene de manos y etiqueta respiratoria”.