El Gobierno de España concede 182 indultos en los últimos cinco años

Andalucía es la comunidad más beneficiada por esta figura de gracia, con 60 “absoluciones", seguida muy de lejos por Madrid y Valencia, ambas con 18

Los número cuentan mucho sobre la historia de una país y su progreso. De ahí que sea importante analizarlas en su conjunto. Desde 1996, en España se han concedido 10.582 indultos. Y solo en el año 2000, se alcanzaba un máximo histórico al registrarse 1.744 “absoluciones”. Desde entonces los números han dado un vuelco importante y a día de hoy esta figura constitucional, siempre envuelta en polémica, apenas se usa. Así lo demuestra el hecho de que en los últimos cinco años se hayan concedido 182 indultos. Sin embargo, más allá de las cifras, lo que genera controversia es el perfil de los indultados. En Andalucía, la comunidad con más indultados en este último lustro, las cofradías han jugado un papel fundamental, ya que muchas de los indultos se producen tras ser solicitados por los cofrades.

Y sobre esta cuestión indice la pregunta del senador de Compromís, Carlos Mulet, que ha permitido conocer el número de indultos que el Gobierno español ha concedido en los últimos cinco años. Un recuento realizado por provincias y que muestra que Andalucía, con 60, es la que más se ha beneficiado, por así decirlo, de esta figura constitucional. En el siguiente cuadro puede verse la relación entre los indultos totales y los que han sido concedidos a instancias de las cofradías.

Desde el Ejecutivo matizan que “no se dispone de los datos relativos a los reos a los que le han sido revocados los beneficios, pues el Tribunal sentenciador no comunica al Ministerio de Justicia la revocación de un indulto”. Sin embargo, a tenor de estos datos puede verse que 2018 fue el año que menos indultos se produjeron. Un hecho que llama la atención si tenemos en cuenta que según se recoge en el Boletín Oficial del Estado (BOE), en febrero de 2019 ya se habían concedido los mismos indultos que en todo el año anterior.

Si tenemos en cuenta los datos por comunidades, por detrás de Andalucía, con 60 indultos, se sitúan a mucha distancia Madrid y la Comunidad Valenciana, ambas con 18. Llama poderosamente la atención el gran abismo que existe entre Andalucía y el resto de autonomías, sobre todo con La Rioja, País Vasco y Baleares donde sólo se ha producido un indulto en los últimos años.

¿Dónde surge la polémica?

Para muchos, los indultos son una incursión del poder ejecutivo en la tarea del judicial, ya que los distintos gobiernos, sean del color que sean, siguen sin justificar públicamente la concesión o denegación de esta figura de gracia.

Desde el Ejecutivo de Pedro Sánchez se limitan a teorizar al respecto y contestan que la finalidad de esta medida excepcional del indulto es la de atenuar la excesiva dureza de las penas en casos concretos. Asimismo, explican que el Gobierno valora las razones de “justicia, equidad y utilidad pública” que, en cada caso y a tenor de sus circunstancias concretas, le llevan a otorgar el indulto, guardando la coherencia necesaria con los hechos que constituyen su soporte fáctico, para descartar todo atisbo de arbitrariedad.

Por otra parte, quieren dejar claro que no existe un derecho subjetivo al indulto, sino solo la posibilidad de solicitarlo.“Pueden solicitar el indulto los penados, sus parientes o cualquiera otra persona en su nombre, sin necesidad de poder escrito que acredite su representación”, por lo que a su juicio, las cofradías también están capacitadas para realizar dicha petición. Sobre un posible cambio de esta figura, el Gobierno se limita a confirmar lo ya sabido: el indulto es un derecho de gracia regulado por ley.