Los militares celebran su Día sin fiesta y en lucha contra el coronavirus

El Rey y Margarita Robles contactarán hoy con varios contingentes por videoconferencia en una atípica jornada sin el desfile que iba a celebrarse en Huesca

Desfile del Día de las Fuerzas Armadas del pasado año en Sevilla
Desfile del Día de las Fuerzas Armadas del pasado año en Sevilla KE IMAGEN

La ciudad de Huesca iba a ser hoy el escenario de los actos centrales con motivo del Día de las Fuerzas Armadas. Cerca de 3.000 militares, decenas de vehículos y un centenar de aviones, incluida la «Patrulla Águila» pintando en el cielo los colores de la bandera, tenían que desfilar por la avenida Juan XXIII con el fin de acercar un poco más a la sociedad la labor de los uniformados en una jornada festiva. Sin embargo, la pandemia del coronavirus obligó a suspender esta celebración el pasado 6 de abril, por prudencia y para evitar aglomeraciones. Pero, sobre todo, porque a día de hoy, con más de 27.000 muertos, «no hay nada que celebrar», tal y como dicen en el Ministerio de Defensa, desde donde aseguran que este atípico Día será un homenaje a los militares que, pese a todo, «continúan trabajando» y, en esta ocasión, luchando contra el virus. «Pero no una fiesta», insisten.

De ahí que el único acto organizado para hoy sea la videoconferencia que el Rey y la ministra de Defensa, Margarita Robles, mantendrán con militares que participan en diferentes misiones.

Será a las 9:30 horas cuando, desde el Mando de Operaciones de la madrileña base de Retamares (el «cerebro desde donde se gestiona la «Operación Balmis»), Felipe VI, como capitán general de las Fuerzas Armadas, y Robles conversarán con efectivos que están involucrados en misiones en el exterior, en las operaciones permanentes en territorio nacional y en actuaciones relacionadas con la lucha para mitigar el impacto del coronavirus.

En la videoconferencia también estarán presentes el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Miguel Ángel Villarroya; el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares; el jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), general Francisco Javier Varela; el del Aire (JEMA), general Javier Salto; el de la Armada (AJEMA), almirante general, Teodoro López Calderón, y el comandante del Mando de Operaciones, teniente general Fernando López del Pozo.

Esta misma semana, la ministra de Defensa se ha dirigido a las Fuerzas Armadas en un vídeo en el que muestra su «agradecimiento infinito» por la labor que a diario realizan los militares. «España ha sufrido y está sufriendo mucho», dice Robles para apuntar que «es un día muy especial» pero con «la sensación que tenemos todos de mucho dolor y mucho sufrimiento», porque «28.000 de nuestros compatriotas, incluso más, no están con nosotros».

La titular de Defensa ensalza en este vídeo la labor de los uniformados en la que es ya la mayor misión militar en España en tiempos de paz: «La “Operación Balmis» ha sido para estar con los españoles, muy cerca de nuestra gente, de la gente que lo ha pasado peor. No les hemos querido dejar solos en ningún momento. En un día como este, las Fuerzas Armadas quieren estar siempre al lado de España y de los españoles». «Que España sepa que sus Fuerzas Armadas están con ellos», destaca. «Esta es la España que queremos, la España por la que vamos a luchar y por la que vamos a trabajar y ahí estarán los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas», señala mientras recuerda que «es un día de dolor, pero también es un día de esperanza, de mirar al futuro».

En cuanto a «Balmis», la operación se encuentra ya en su fase de desescalada después de 77 días de lucha contra el coronavirus. En todo este tiempo, los militares han llevado a cabo 20.000 intervenciones por toda España, de las cuales unas 11.000 han sido tareas de desinfección, principalmente en residencias de ancianos (unas 5.200 actuaciones). Pero también han ayudado a levantar una veintena de hospitales de campaña, han dado seguridad a infraestructuras críticas, fabricado fármacos, trabajado en los hospitales militares de Madrid y Zaragoza... Y la más dura: el traslado de fallecidos.

El contingente de esta operación llegó a su «pico» el 3 de abril, con 5.144 efectivos en las calles y 3.117 en los centros de la red sanitaria de Defensa. Hoy, dos meses y medio después, en las calles hay ya menos de 600 y en los hospitales sólo 279, pues sólo quedan cinco ingresados con Covid-19 en el «Gómez Ulla», ninguno en la UCI.

La intención es que «Balmis» finalice cuando lo haga el estado de alarma. Pero las Fuerzas Armadas continuarán en alerta porque están, como se dice en el spot de este año, «siempre preparados para salvar vidas».