El ponente del recurso de Torra contra su condena pide abstenerse y no participar en la decisión

Si el Supremo confirma la sentencia dejará de ser de forma inmediata Presidente de la Generalitat

El magistrado de la Sala Penal del Tribunal Supremo Miguel Colmenero, designado ponente en el recurso de casación planteado por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, contra la sentencia del TSJ de Cataluña que le condenó a un año y medio de inhabilitación y al pago de una multa de 30.000 euros por un delito de desobediencia, ha presentado esta mañana un escrito solicitando su abstención al haber sido designado miembro de la Junta Electoral Central.

Según explica en su escrito, considera procedente apartarse de este recurso, ya que los hechos por los que fue condenado Quim Torra afectan a decisiones de la Junta Electoral Central. De hecho, según recogía la sentencia del TSJ de Cataluña, la condena se produjo por desobedecer la orden de la Junta Electoral Central de retirar los lazos amarillos de los edificios públicos antes de las elecciones generales del 28 de abril

A partir de ahora se da traslado al fiscal y a las partes para que informen en el plazo de diez días. Después, el Pleno de la Sala Segunda resolverá si acepta o no la abstención de este magistrado. Si fuera aceptada se designaría a otro ponente. Esta decisión se producirá ya en la segunda quincena de este mes.

En relación con este recurso, todavía no está fijada la fecha de la vista oral, después de que se haya rechazado “de hecho” la petición de la Fiscalía de inadmitir de plano la impugnación del presidente de la Generalitat y confirmar la sentencia, lo que hubiese llevado a tener que abandonar de forma inmediata el cargo de Presidente de la Generalitat.

En un principio, la pretensión de la Sala que preside Manuel Marchena tenía previsto celebrar la vista del recurso antes de la vacaciones estivales –aunque esta año del 11 al 30 de agosto será hábil–. Estas previsiones, según señalaron a este periódico fuentes jurídicas, han quedado totalmente desfasadas por la paralización señalada y por el carácter de que no es una causa con preso que requiera un pronunciamiento más rápido.

De esta forma, en estos momentos, las previsiones de la Sala Penal del Supremo pasan por fijar la celebración de la vista del recurso entre la segunda quincena de septiembre y finales de octubre como muy tarde