Así será la nueva normalidad: cien euros por no llevar mascarilla y dos metros de distancia en el cole

Moncloa mantendrá su tutela sobre las comunidades con estrictas medidas para contener al virus recogidas en el decreto que sustituirá al estado de alarma

Thumbnail

Pese a la recuperación de competencias que las comunidades protagonizarán progresivamente a partir del lunes, Moncloa prevé atar en corto la capacidad de actuación de los gobiernos autonómicos en la etapa denominada «nueva normalidad». Lo hará a través del real decreto que el Gobierno de Pedro Sánchez aprobará en el Consejo de Ministros del próximo martes en el que se regulará cómo será la España post estado de alarma. Tal y como avanzó LA RAZÓN, ese corsé que el Gobierno seguirá imponiendo al conjunto del país contempla estrictas medidas en la limitación de los aforos así como el mantenimiento de la obligación de llevar mascarilla tanto en los espacios cerrados como en la vía pública. De hecho, el borrador del decreto, que ha sido elaborado por los ministerios de Sanidad y de Transportes, contempla multas de hasta 100 euros para aquellas personas que no lleven la mascarilla en aquellos lugares en los que no pueda mantenerse una distancia entre personas de un metro y medio.

Otro de los puntos más relevantes en el que inciden las más de 30 páginas del decreto es la obligación de mantener la distancia interpersonal en algunos recintos. Es el caso de los colegios de cara a su vuelta en septiembre. Al margen de la obligación de reforzar las labores de limpieza y desinfección diarias, se establece la obligación de que los directores de los centros escolares acometan las labores de reorganización necesarias para que dentro de las aulas la distancia de entre 1,5 y 2 metros entre alumnos y de éstos con los profesores pueda mantenerse con normalidad. Algo similar sucederá en las empresas. Será necesario garantizar esas distancia entre empleados, objetivo que se conseguirá mediante el fomento del teletrabajo y el escalonamiento de los turnos. La regla de los dos metros afectará también a la actividad comercial ya que desde las pequeñas a los grandes centros comerciales deberán articular medidas para garantizar que los clientes guarden esa distancia de seguridad. A todo ello deberán sumar exigencias en materia de desinfección y limpieza.

En el terreno sanitario, las comunidades deberán fortalecer su sistema de atención primaria y garantizar la realización de una prueba PCR a todas aquellas personas que presenten una sintomatología compatible con el coronavirus. También deberán contar las consejería de Sanidad de cada región con un robusto sistema de rastreadores de contactos para los nuevos positivos. Deberán elaborar además un plan específico para las residencias de personas mayores con dos ejes: la identificación precoz de posibles casos y la garantía de que las visitas se realicen en condiciones que limiten los contagios. El sistema de transportes se reestructurará para evitar aglomeraciones y será obligatoria la mascarilla en todos los medios de locomoción, incluido el coche si viajan no convivientes.