Olona a Marlaska: "Los ceses son porque odia a la Guardia Civil y el origen está en Bilbao hace 20 años”

Insta al ministro del Interior a explicar qué hizo o dejó de hacer para evitar “que determinadas informaciones saliesen a la luz” entonces. Grande-Marlaska se revuelve: “Hay límites para todo. Sea valiente y dígalo usted"

Thumbnail

Nuevo rifirrafe entre la diputada de Vox, Macarena Olona y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska en la sesión de control al Gobierno.

Olona volvió a recriminar a Grande-Marlaska tanto por su metamorfosis de magistrado a ministro como por las “purgas” en la Guardia Civil. “¿En qué se basa el ministro para acusar al coronel Pérez de los Cobos de ser responsable de la filtración de informes policiales a los medios de comunicación?”, como insinuó en sus últimas intervenciones en Congreso y Senado. “Está acorralado, se encuentra en una huida hacia adelante y mantiene un cobarde silencio”. La diputada de Vox se mostró convencida de que “mintió” y “es su subordinada -la directora general del Instituto Armado María Gámez- quien ha puesto de manifiesto que mentía”. Mintió cuando “apeló a una supuesta restructuración de equipos de confianza, cuando cesó al coronel, y también cuando se ha justificado con que presuntamente fue éste quien filtró esos documentos. ¿Qué pruebas tiene para mantener esas calumnias?", le preguntó.

Grande-Marlaska recibió el envite de Olona achacándole que estaba haciendo una “imputación muy grave” y se defendió asegurando que él “no ha realizado ninguna imputación de hecho criminal a persona alguna” y le advirtió a la diputada de Vox a que tenga “cuidado” cuando “imputa falsedades y no pasa nada y en el uso y hecho de la ley”. El titular de Interior insistió en su versión de que lo que hacía era “investigar una filtración” porque se presta a “juicios paralelos”, sentando sentencias previas y porque constituye un delito de revelación de secretos.

Olona contratacó: “Comparece para no decir nada, sus palabras están vacías de contenido. La realidad acabará aflorando”. Le recordó que hay dos imágenes que muestran la “degradación” de Grande Marlaska: por un lado la imagen del hoy ministro del Interior cuando llevaba el féretro del magistrado José María Lidón -asesinado en Getxo por la banda terrorista ETA en 2001 - y otra cuando aplaudía a los herederos proetarras en el Congreso. La diputada de Vox le recriminó que la realidad de la destitución de Pérez de los Cobos o la de Sánchez Corbí, ex jefe de la UCO, es que “usted odia profundamente a la Guardia Civil" y destacó que "el origen de ese odio está en Bilbao”, apuntó. “¿Recuerde qué pasó hace 20 años en Bilbao?, y apuntó “cómo tuvieron que recordarle entonces -la Guardia Civil- que la lucha contra ETA no es compatible con la cobardía”. "¿Qué hizo o dejó de hacer para evitar que determinada información saliese a la opinión pública?”, le preguntó.

Marlaska se revolvió: “Hay límites a todo”. Al tiempo que reclamaba a Olona a que fuera lo suficientemente “valiente” y diga “qué hice y dejé de decir”. El ministro del Interior aseguró que él sigue siendo el mismo que el que ese día portó el féretro de su compañero Lidón “el mismo que ha sido amenazado por ETA”, y el que fue dos veces objetivo de la banda “por la circunstancia concreta de la profesión en la que trabajé para vencer a la organización terrorista” y aseguró que sigue trabajando para que todos los crímenes se desvelen y por las víctimas”. “Sea suficientemente valiente. Me he librado hace mucho de la dictadura de la mirada ajena, pero también de los silencios”.

Naturaleza militar del Cuerpo

También la diputada del PP, Beatriz Fanjul, aseguró que el desprestigio del Ministro del Interior tiene nombre y apellidos: Grande-Marlaska", y le pidió que no toque los informes de la policía Judicial.“Cuando su Gobierno habla de remodelar la Guardia Civil nos abemos si se refiere a ceses políticos para que no se les investigue, si se refiere a emocionarse con la paliza de miembros de los Cuerpos de Seguridad, como decía Pablo Iglesias o si se refiere a despreciarlos llamándolos “policía patriótica”, como su presidente. Asimismo, le preguntó por la “desmilitarización” del Instituto Armado como quieren el vicepresidente Iglesias.

El ministro del Interior aseguró que la naturaleza militar de la Guardia Civil no es un obstáculo en sus derechos y libertades y garantizó que su departamento seguirá trabajando por que esos derechos se vayan incrementando dentro de su naturaleza militar que dijo “no está discutida por este Gobierno”.