Trato de favor a Picardo: Marlaska reabre la Verja a residentes del Peñón

El Gobierno de Sánchez sienta otro precedente que perjudica la reivindicación histórica de España sobre la soberanía de Gibraltar

La buena sintonía entre Gibraltar y el Gobierno de Pedro Sánchez sigue dando buenas noticias a esta colonia británica en territorio español. En un gesto sin precedentes, el ministro principal del Peñón, Fabian Picardo, y el ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, hablaron por teléfono ayer y concertaron que los residentes británicos y de la UE en Gibraltar pueden cruzar la Verja que separa Gibraltar de La Línea.

Este amigable «contacto directo» sin duda hará reflexionar a muchos alcaldes de municipios españoles que ni siquiera sueñan con que el ministro del Interior se les ponga al teléfono para poder tratar directamente con él los problemas de tránsito o de otro tipo que les aquejan. Las que no pueden creerse su suerte son, desde luego, las autoridades gibraltareñas que apenas podían contener la euforia en el comunicado que hizo pública la noticia: «El Gobierno de Gibraltar se complace en confirmar que, tras el contacto directo entre el Ministro Principal y el Ministro de Interior español, los residentes británicos y de la UE en Gibraltar pueden ahora cruzar la frontera con España». La euforia apenas contenida se explica cuando se recuerda que, hasta el momento, España se había cuidado mucho de transmitir en todos sus actos que no reconocía a Gribaltar como un estado sino como una colonia extranjera en suelo español sometida además a un mandato de descolonización de Naciones Unidas. Pero eso eran cosas del pasado: la corriente de simpatía entre socialistas a ambos lados la Verja obliga a centrarse en cosas más importantes que la soberanía, como dijo recientemente la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, a un medio de comunicación británico.

Tras cerrar el trato con el ministro español, Picardo comentó: « Quiero expresar mi más sincero agradecimiento a Fernando Grande-Marlaska por su apoyo y su intervención en este asunto. Conozco a muchas personas que llevan semanas deseando ver a sus seres queridos y esta decisión permite transitar prácticamente de la misma forma que antes». La mención a «los seres queridos» es una constante en la retórica que utiliza la parte favorable a los intereses británicos –tanto sus portavoces en Gibraltar como sus terminales en España– que cuidan siempre de obviar que, lejos de ser el «motor económico» de la zona, la competencia desleal del Peñón parasita fiscal, laboral y socialmente a los municipios españoles adyacentes, que son de hecho una de las zonas con más paro de Europa lindante con el tercer enclave del mundo en PIB per cápita tras Luxemburgo y Qatar.

Hasta este lunes solo podían acceder al territorio español por la Verja los residentes en España que trabajan en Gibraltar, independientemente de su nacionalidad. Para el acceso al Peñón, las restricciones habían quedado levantadas días atrás. El pasado lunes, cuando Andalucía pasó a fase 3, se anunció que la anulación de restricciones de movilidad entre provincias que se aplicaba en Andalucía se hacía extensiva a la frontera con Gibraltar, aunque finalmente esta apertura no se había materializado. Ayer lo hizo gracias a la amigable conversacion entre Grande-Marlaska y Picardo.

Para Agustín Rosety, diputado de Vox por Cádiz, el contacto directo entre un miembro del Gobierno de España y «el llamado ministro principal de Gibraltar» es «indigno de la posición de España como sujeto internacional y lesivo contra sus intereses, en el marco del contencioso histórico que mantiene con el Reino Unido para la restauración la integridad territorial de nuestro país y la recuperación de la soberanía nacional sobre la colonia».