El Tribunal de Cuentas investiga los contratos del CIS de Tezanos por el barómetro de abril

Tanto dicho estudio como el de mayo le fueron encargados a la empresa Intercampo sin concurso. La entidad trabaja para la «Fundación Sistemas», presidida por él mismo y afín al PSOE

La Sección de Enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas ha abierto diligencias preliminares para estudiar la presunta responsabilidad contable del presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, en la adjudicación a la empresa Intercampo S.A. de la encuesta de abril que se hizo en pleno estado de alarma, tal y como adelantó LA RAZÓN

El CIS seleccionó a Intercampo S.A. mediante un procedimiento de urgencia amparándose en la situación de emergencia por pandemida de covid-19.

La investigación contable procede del Juzgado de Instrucción número 34 de Madrid, cuya titular archivó una denuncia que le presentó un abogado catalán contra Tezanos por un presunto delito contra los derechos individuales y por malversación, si bien acordó remitir los contratos al Tribunal de Cuentas para que analizara si puede existir alguna responsabilidad contable en los contratos suscritos para la encuesta que se publicó en abril, realizada en pleno estado de alarma.

La documentación ha llegado esta semana al tribunal contable, que ha abierto diligencias preliminares para analizar si ve indicios para abrir una causa o bien archiva definitivamente el asunto.

Según publicó LA RAZÓN, el importe de la licitación adjudicada a Intercampo S.A. es de 90.000 euros –74.380,17 euros sin impuestos–. Según la documentación que figura en la Plataforma de Contratación, se trata de un contrato cuyo procedimiento ha sido el de negociado sin publicidad con una única oferta recibida. Esto implica que el CIS ha optado por una adjudicación a dedo. Además, el anuncio de dicha adjudicación precisa que la tramitación ha sido de emergencia. No figuran en la Plataforma de Contratación las condiciones concretas del Gobierno lo que impide conocer cuántos barómetros están incluidos en esta adjudicación de 90.000 euros, aunque del plazo de dos meses de ejecución incluidos en el anuncio de formalización del contrato –suscrito el pasado día 11– se desprende que han sido dos los estudios demoscópicos en cuestión, que son los que autorizó el Consejo de Ministros a finales de abril. Quedarán incluidos, por tanto, en este contrato tanto el barómetro de abril como el de mayo

La empresa Intercampo colabora habitualmente con la revista de la Fundación Sistema, que está presidida por el propio Tezanos y está vinculada al PSOE. Esas encuestas elaboradas por Intercampo han sido publicadas por la revista «Temas para el debate», también dirigida por el presidente del CIS.

El abogado Esteban Gómez Rovira apuntaba en su contrato diversas irregularidades en el contrato realizado con la sociedad Intercampo S.A. para realizar el barómetro especial de abril de 2020, tanto en la adjudicación como en la cuantía del mismo, fecha de asignación de recursos y libramiento de pago.

También pedía que se aportara la ficha técnica de la encuesta para someterla a examen pericial independiente y que se pidiera a Intercampo que realizara por su parte el volcado de todos los datos relacionados con la ejecución del contrato, incluyendo el nombre de los encuestadores y registros de llamadas, para acreditar su veracidad, y a los efectos también de prueba testifical.

Gómez señalaba en su escrito que la realidad plasmada en los sondeos del CIS conculca “a sabiendas” el derecho de los ciudadanos a obtener información veraz que ampara la Constitución. E incidía en preguntas como las relativas “a la postura del ciudadano de cara, al fin y al cabo, a una restricción del derecho a la libertad de expresión que cedería ante la supuesta urgencia de impedir la expansión de bulos”.

Pese a la existencia de estas denuncias, tras el barómetro de abril hubo un segundo sobre la opinión de los españoles en torno a la actual crisis sanitaria y a la respuesta dada desde el Gobierno para contener la epidemia. Y como ya ocurrió con el publicado en abril, no fue el propio CIS el encargado de efectuar el trabajo de campo debido a las circunstancias impuestas por el estado de alarma. En su lugar, fue también Intercampo la que lo llevó a cabo.

EL CIS defiende que no hay irregularidad

Por su parte, el CIS ha señalado este jueves mediante un comunicado que los contratos realizados por el CIS se efectuaron cumpliendo escrupulosamente la legislación vigente en lo que se refiere a contratos de emergencia, en función del estado de alarma vigente en España en aquellos momentos y califica de “incierto” que decidiera este contrato a dedo y sin pedir varias ofertas.

Así, apunta a que aunque la legislación no lo exige, se procedió a solicitar cuatro ofertas a cuatro empresas “con suficiente experiencia y capacidad de obrar en este ámbito, con la finalidad de obtener la mejor oferta en precio, calidad, plazos y garantías técnicas”, y que de hecho el encargo se hizo a la mejor oferta en calidad, plazos y precio.

En cuanto a la adjudicataria, el CIS recuerda que se trata de una empresa con una larga y acreditada experiencia de más de treinta años en el campo de su especialidad, de la que inicialmente fue accionista GALLUP y varios antiguos técnicos de esta empresa en España, estando integrada por profesionales competentes que han trabajado para distintas entidades de diferente orientación, tanto de carácter público y privado, en España y en otros países.

“El CIS entiende que está dentro de las funciones del Tribunal de Cuentas proceder a la correcta verificación de todas las cuentas públicas, por lo que agradecerá que pueda verificar y hacer pública, cuanto antes, la inveracidad de esta acusación”, señala la nota. Ep