Víctimas reclaman en el Congreso no blanquear a Bildu con la coartada de la “aritmética parlamentaria”

La vicepresidenta de la Fundación de Víctimas, Ángeles Pedraza critica delante de esta formación que se les permita "quitar y poner gobiernos" y aseguró que no admitirán "equidistancias, ambigüedades ni blanqueamientos”

El Congreso de los Diputados homenajeó ayer a las víctimas del terrorismo con un hemiciclo casi vacío. La presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet indicó que las condiciones sanitarias habían limitado el aforo y también dificultado la reedición de la colaboración con el conservatorio de Madrid que tocó una pieza en recuerdo.

Pero no solo fue la pandemia, las principales asociaciones de víctimas dieron plantón al acto institucional por el papel principal negociador que el Gobierno ha otorgado a EH Bildu. Fuera, en la plaza de las cortes se concentró la AVT que contó con el apoyo de miembros de Vox, que tampoco participaron del acto de la Cámara Baja, y miembros del Partido Popular.

La vicepresidenta de la Fundación de Víctimas, Ángeles Pedraza, en cuya fundación está integrada el resto de asociaciones dio voz a las víctimas y excusó la ausencia de la presidenta, Mari Mar Blanco, por motivos personales –fallecieron su padre y su madre durante la pandemia–.

Pedraza, pidió que no se utilice la «aritmética parlamentaria» como coartada para blanquear a EH Bildu, a quien pidió no reconocer como «actor político» por no haber condenado los atentados de la banda terrorista ETA.

La vicepresidenta de la Fundación de Víctimas pronunció estas palabras aprovechando que en el hemiciclo se encontraban el diputado y portavoz del PNV Aitor Esteban, el de EH Bildu, Jon Iñarritu, además de una representación del Gobierno como el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Pedraza también se refirió al terrorismo yihadista, pero centró el grueso de su intervención a denunciar el «discurso falaz» de EH Bildu. «Hoy nos encontramos con un intento macabro de equilibrar el sufrimiento padecido por las víctimas del terrorismo etarra, con el de quienes integraban la organización asesina, a través del discurso falaz de los líderes ideológicos de su entorno», denunció. Criticó la humillación y burla que supone que esta formación, «se jacte de quitar o poner gobiernos». Por ello, dejó claro que las víctimas jamás van a permitir «ambigüedades» sobre lo que ha significado el terrorismo etarra. «El terrorismo no admite equidistancias, ambigüedades ni blanqueamientos», puntualizó.

En este contexto, advirtió de que «la aritmética parlamentaria no debería ser jamás coartada para encontrar atajos que permitan eludir las consecuencias que nuestro ordenamiento prevé como respuesta a los actos de quienes aterrorizaron nuestro país durante décadas». Además, criticó el hecho de que se permita tomar decisiones que afectan al conjunto de ciudadanos «a personas que siguen sin condenar los asesinatos de nuestros familiares, a los defensores de sus asesinos, intentando normalizar la situación y tratando de desdibujar sus crímenes». Personas, dijo «más preocupadas de las necesidades de los terroristas presos que de las necesidades de sus víctimas».

Reclamó Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia. Verdad, «contribuyendo a un relato de lo que sucedió que evite equidistancias morales o políticas, ambigüedades o neutralidades valorativas». Memoria, «como la garantía última de que la sociedad no olvide nunca a los que perdieron la vida, sufrieron heridas físicas o psicológicas o vieron sacrificada su libertad por el fanatismo terrorista». Dignidad, «simbolizando en las víctimas la defensa del Estado democrático de Derecho frente a la amenaza terrorista y prohibiendo la exhibición pública de objetos o menciones conmemorativas o de exaltación o enaltecimiento». Y Justicia, «para evitar situaciones de impunidad» y que los responsables de los atentados «respondan por sus crímenes y cumplan íntegramente sus condenas».

El diputado de EH Bildu Jon Iñarritu no aplaudió el discurso de la vicepresidenta de la Fundación de Vícitmas.

Por su parte, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet homenajeó a las víctimas en un discurso en el que, recalcó, que en las Cortes caben todas las ideologías salvo la de «quien defiende la violencia». Batet aseguró «el terrorismo no tiene cabida en la sociedad» y afirmó que «la visión que pone en primer plano pretendidas finalidades y presenta a las víctimas como accidentes o desafortunadas consecuencias, oculta la realidad del terrorismo».

Concentración en la plaza de las Cortes

En la puerta de los Leones del Congreso se concentraron las víctimas que se negaron a esta en el acto institucional del Congreso. Hicieron su particular homenaje y estuvieron también acompañadas por una representación de Vox y del PP.

Vox aseguró que estaba con las víctimas, “como ha hecho siempre” y subrayó que “no queremos estar en el Congreso con el partido que representa a los cachorros de ETA, a los que legitiman la violencia”, dijo la presidenta del partido en Madrid, Rocío Monasterio.

Por su parte, la diputada del PP, Álvarez de Toledo, quien también acudió al acto frente a la plaza de las Cortes para acompañar a las víctimas que allí se concentraron aseguró que “se está expulsando a las víctimas de la democracia cuando se pacta con quienes justifican el asesinato político” y les mostró su apoyo “político, parlamentario y moral”.