Las exportaciones españolas de armas a Arabia Saudí cayeron un 85% en 2019

España vendió a Riad material de Defensa valorado en 35,4 millones, frente a los 235,3 de 2018. Autorizó otras 22 licencias aún congeladas por 392,7 millones

España exportó en 2019 material de defensa por valor de 4.042,3 millones de euros, lo que supone un 8,6 por ciento más que en 2018 (3.720,4 millones). Así se desprende de los informes sobre exportación de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso correspondientes a ambos ejercicios y que han sido presentados hoy en el Congreso de los Diputados por la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez Bértolo. Y en lo referente a 2019, llama la atención el descenso en las ventas de este material realizadas a Arabia Saudí, que pasaron de los 235,3 millones de 2018 a 35,4 millones. Eso sí, se trata de una caída que podría ser «temporal», ya que según estas estadísticas oficiales, el pasado año se autorizaron (sin llevarse aún a cabo) exportaciones de armamento por valor de 392,7 millones, mientras que en 2018 apenas fueron 13,8 millones las autorizaciones, pues tras la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa se congelaron (que no suspendieron) muchas concesiones.

Unas cifras que se conocen dos meses después de que el Gobierno modificase el reglamento de control del comercio exterior de material de defensa para controlar todas estas operaciones y verificar que dicho armamento no se usa fuera del territorio del país importador. Ese aumento del control es el que esgrimió la secretaria de Estado de Comercio para defender las ventas de este material a Arabia Saudí o a otros países de la Coalición de la Liga Árabe implicados en la guerra de Yemen, como por ejemplo Qatar o Emiratos Árabes Unidos: «Estas exportaciones fueron analizadas con el máximo rigor». «No consta que existan indicios de uso fuera del territorio ni en el conflicto de Yemen de material exportado por empresas española. Si hubiera indicios razonables de desvíos del material exportado o exportable se aplicaría la ley para suspender o revocar las licencias», sentenció Méndez, recalcando que hay un «control reforzado».

Una cuestión que ya puso en su día en entredicho las ventas de material de armamento a Arabia Saudí, como las 400 bombas de alta precisión que España vendió a Riad o las cinco corbetas que Navantia construye para este país. En este punto, la secretaria de Estado puntualizó que la licencia de Navantia para su exportación caducó y tendrá que pedir otra cuando vaya a ser exportado el primero de los buques, previsto para el próximo año. De ahí que Méndez dejase claro que, como se trata de un «país muy sensible», será «examinada con todo rigor».

En lo que se refiere a ventas realizadas, durante el pasado año España exportó a Arabia Saudí dos cañones de salvas con sus municiones; munición de artillería (autorizada en el primer semestre de 2018); bombas de prácticas; plataformas estabilizadoras multipropósito; partes, piezas y repuestos para aviones de reabastecimiento en vuelo; repuestos para aviones de combate, derivados de un programa de cooperación europeo; dos drones blanco; un simulador de sistema porta mortero para entrenamiento y formación; sistemas electroópticos para un sistema de vigilancia y protección de fronteras, y componentes de cámaras infrarrojas. Un material que prácticamente en su totalidad fue para las Fuerzas Armadas de dicho país (97,1%).

Mientras, en cuanto a las exportaciones autorizadas, se trata de 22 licencias por valor de 392,7 millones para «municiones y dispositivos para el armado de los cebos» (76,2 millones); «bombas, torpedos, cohetes, misiles, otros dispositivos y cargas explosivas» (1,3 millones) y «aeronaves, vehículos más ligeros que el aire, vehículos aéreos no tripulados y motores» (315,2 millones).

Al mismo tiempo, España también exportó en 2019 a Riad productos y tecnología de doble uso por valor de 3,2 millones para, principalmente la empresa privada, y material de caza y tiro deportivo por 9.082 euros

Pero también nuestro país vendió armamento a otros países de la Liga Árabe implicados en la guerra de Yemen, como Emiratos Árabes Unidos (179,2 millones), Egipto (7,8 millones) o Bahréin (3,2 millones).

Alemania, el primer comprador

Según el informe correspondiente a 2019, Alemania sigue siendo el país que más armamento compra a España: 1.033 millones el pasado año para, entre otros, siete aviones de transporte. Y, de nuevo, las ventas a países de la UE y la OTAN copan más de la mitad de las exportaciones, en concreto 2.250,3 millones, el 55,7 por ciento del total. Así se desglosan las exportaciones según el destino:
  • Países UE (OTAN): 1.860,4 millones. Tras Alemania (1.033 millones) se sitúan Francia (493,4 millones) y Reino Unido (189,9).
  • Países UE (no OTAN): 23,3 millones. Suecia compró armamento por valor de 17,9 millones e Irlanda por 2,6 millones.
  • Países OTAN (no UE): 366,6 millones. Turquía encabeza la lista con compras valoradas en 307,1 millones, seguida por Estados Unidos, con 52,6 millones.
  • Otros países: 1.792 millones. Corea del Sur adquirió material de defensa por 588,4 millones, mientras que Singapur gastó 342 y Australia, 264,2 millones, entre otros.