Interior “premia” con el acercamiento de cárcel al asesino del concejal del PP de Sevilla Jiménez Becerril y su esposa

Otros dos estarras serán trasladados en los próximos días. La AVT pide un reunión urgente con Marslaska para abodarr la politica de acercamientos del Ejecutivo

El Gobierno sigue en su política contínua de acercamientos de presos etarras, algunos de ellos con delitos de sangre. Hoy mismo, el Ejecutivo ha decidido otorgar este “premio” a otros dos reclusos de la banda, uno de los cuales es José Luis Barrios,  asesino del concejal del PP del Ayuntamiento de Sevilla Alberto Jiménez Becerril y su esposa, Ascensión García, así como de Domingo Puente, un trabajador de la base aérea de Arnilla que murió en el atentado contra una furgoneta del Ejército del Aire en esa base. JIménez Becerriul y su esposa fueron asesinados el 30 de enero de 1998 cuando se dirigían a su domicilio despues de haber acudido a una cena.

Barrios será traladado desde la prisión de Alblolote (Granada) a la de Zuera (Zaragoza). El otro recluso “beneficiado” es Igor González Sola, condenado a 20 años de prisión por colaboración con banda armada, depósito de armas y falsificación, pasará de cumplir condena en el Centro Penitenciario de Soria a la prisión de San Sebastián. Con estos nuevos acercamientos, son ya más de 43 los acordados por el Gobierno desde que Pedro Sánchez es presidente del Gobierno.

En cuanto al asesino del edil popular del Consistorio de Sevilla y su muer, la Junta de Tratamiento de Albolote (Granada) ha propuesto el mantenimiento de su clasificación en primer grado pero aplicando el principio de flexibilidad del art. 100.2 del Reglamento Penitenciario, “con el objetivo de su progresiva adaptación al régimen ordinario, y su traslado al Centro Penitenciario de Zuera (Zaragoza)”. La Asociación de Víctimas del Terrorismo denuncia que con este mecanismo de flexibilización penitenciaria “se utiliza una vez más la legislación penitenciaria para dejar sin contenido las sentencias penales”.

José Luis Barrios ingresó en la cárcel el 25 de marzo de 1998 y en el próximo mes de septiembre cumplirá las tres cuartas partes de la condena; mientras que Igor González lleva en prisión desde finales de marzo de 2005 y acaba de cumplr las tresa cuartas partes de la condena. Los dos han aceptado “la legalidad penitenciaria”.

Ante el constante acercamiento de presos etarras, la AVT, que asegura que las víctimas se levantan “cada viernes con el temor de no saber qué nuevo movimiento en política penitenciaria nos tiene preparado el Gobierno”, ha solicitado hoy una reunión de carácter urgente con el Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.” Y no sólo lo hemos hecho por la honda decepción, preocupación y sensación de desamparo que nos producen estos movimientos, también porque todo esto difiere mucho de lo que el propio ministro nos ha asegurado en las reuniones que hemos mantenido con él a lo largo de todo este tiempo”.