Los Reyes encabezarán el funeral católico que quería evitar Moncloa por los fallecidos por Covid

Felipe VI y Letizia, acompañados de sus hijas Leonor y Sofía, participarán el lunes en la misa convocada por los obispos en la Almudena por los fallecidos deCovid

El Gobierno planeó un único homenaje aconfesional para el 16 de julio, pero la decisión de Casa Real enaltece la ceremonia de los obispos.

El lunes a las ocho de la tarde, los Reyes de España encabezarán la comitiva del funeral católico por las víctimas de la pandemia del coronavirus que ha convocado la Conferencia Episcopal Española en la catedral de Santa María Real de la Almudena.

El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, presidirá esta misa que, sin ser una celebración de Estado al no estar convocada ni por la jefatura de Estado ni por el Gobierno, sí adquiere de alguna manera un rango similar al confirmar su asistencia Felipe VI y Letizia, que acudirán además acompañados por la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Esta decisión rompe con los planes de Moncloa que buscaba que el homenaje a las víctimas y los héroes del coronavirus que Pedro Sánchez ha convocado para el 16 de julio marcara un antes y un después en los actos institucionales de duelo para subrayar la aconfesionalidad del Estado. De hecho, desde el Ejecutivo se había subrayado que el evento sería estrictamente laico, aunque sopesaban algún gesto interreligioso así como la participación de representantes de las diferentes confesiones. No en vano, el acto está previsto que se realice en la plaza de la Armería del Palacio de Oriente, o lo que es lo mismo, en la explanada frente a la Almudena.

El respaldo de la Casa Real a las exequias católicas supone un reconocimiento de Zarzuela a la confesión mayoritaria de los españoles que, según el último barómetro del CIS, profesa un 61 por ciento de la población.

La eucaristía se enmarca dentro de la reunión de la Comisión Permanente de los obispos, que se celebrará el 6 y 7 de julio, en la que participa la cúpula eclesial de nuestro país. Aplazado por el confinamiento, el encuentro precisamente buscará hacer memoria de lo sucedido estos meses, evaluar el papel de la Iglesia y diseñar acciones de futuro ante la crisis social y económica que ha desatado.

De ahí, y dada la representatividad territorial de la Permanente, se decidió dar un paso al frente para convocar el funeral en estas fechas, tramitando la correspondiente invitación a lo Reyes, como representantes del pueblo español. Junto al cardenal Osoro, vicepresidente del Episcopado, también estarán, entre otros, el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, así como el nuncio vaticano Bernardito Auza.