El Rey destaca que el TC se ha convertido en el “garante de nuestra democracia” y ha sido esencial para la “articulación terrirotorial del Estado”

Felipe VI ha presidido el acto conmemorativo del 40 aniversario del Alto Tribunal. El presidente del TC apeló a “lealtad institucional, Justicia, solidaridad y sometimiento a la Ley y al Derecho

El Rey Felipe VI  presidió  hoy el acto conmemorativo del 40 aniversario del Tribunal Constitucional. al que también asistieron representantes de las altas instituciones del Estado, como las presidentas del Congreso y Senado, Meritxell Batet y Pilar LLop, respectivmente, vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, el presidente del CGPY y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes el ministros  de Justicia,  Juan Carlos Campo, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado; así  como el consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Enrique López, el  alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida y el presidente del PP, Pablo Casado. El acto comenzó con un minuto de silencio por las víctimas de la pandemia del coronavirus.

Felipe VI , tras aludir a la grave situación derivada de la pandemia del covid y recordar de forma especial al magistrado del TC Francisco Tomás y Valiente, asesinado por ETA, ,  destacó el papel que desempeña el Tribunal Constitucional  para “nuestra convivencia  en un régimen de libertad y garantía de los derechos y deberes fundamentales de los ciudadanos”. En concreto, destacó cómo el  TC ha tenido una contribución “decisiva y determinante en la articulación territorial del Estado conciliando su unidad y su diversidad”, así como su “del principio de sometimiento de todos los poderes a la Constitución y a la Ley, garantizando que las controversias en la vida política se resuelvan a través de los procedimientos legales previstos en nuestro ordenamiento jurídico”. Y todo ello, además de su labor esencial en el reconocimiento y protección de los derechos y libertades de los ciudadanos

Los 40 años de existencia del TC, señaló Su Majestad, constituyen un período que ha hecho posible la convivencia “en libertad  entre los españoles, basada en principios democráticos garantizados por el respeto a la Ley como expresión de la voluntad general de los ciudadanos”. Así, aludió a las sentencias sobre la organización territorial del Estado; sobre la autonomía financiera de las comunidades autónomas, sobre los derechos a la intimidad, presunción de inocencia, libertad de expresión o sobre violencia de género y la representación política equilibrada entre hombres y mujeres.

Por todo ello, señaló que el TC se h constituido en un “defensor eficaz de las garantías democráticas y, por ende, en un por antonomasia de nuestra democracia, a la vez que expresó su deseo que continuará desempeñando siempre una función clave en nuestro Estado social , Democrático y de Derecho”.

Por su parte, el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González-Rivas, apeló en su intervención a la “lealtad institucional, Justicia, solidaridad y sometimiento a la Ley y al Derecho” como elementos esenciales dentro del marco europeo de convivencia política en un  Estado de Derecho como es España, además de la defensa de la “dignidad de la persona humana”.

Además, resaltó la labor realizada por el TC en estas cuatro décadas como intérprete supremo de la Constitución, en el sentido de haber reforzado el valor jurídico de la Carta Magna como “norma ordenadora de la vida política, social y económica”; una función que, añadió González-Rivas, “supone un desafío y una responsabilidad permanente para el tribunal”.