Iglesias defiende desde el Consejo de Ministros “normalizar” las “críticas e insultos” a los periodistas

El Gobierno ha promovido sus explicaciones públicas por su implicación en el "caso Dina" y el vicepresidente ha vuelto a atacar desde Moncloa a los medios

El Gobierno ha promovido hoy que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, compareciera tras la reunión del Consejo de Ministros, con el objetivo de que sea él quien “se defienda y se explique” públicamente por su implicación en el “caso Dina”. Una forma de dar la cara y no quedar parapetado en otros miembros del Ejecutivo, como el propio presidente del Gobierno, que ayer evitó censurar los ataques de su “colega” a los medios. Lejos de cejar en esta actitud, Iglesias ha utilizado el altavoz de la rueda de prensa desde Moncloa para reincidir en esta ofensiva y, de hecho, ha llegado a pedir la “normalización” de las “críticas” e “insultos” a cualquiera que tenga una responsabilidad pública.

En concreto y preguntado sobre el “señalamiento” que desde Podemos se ha hecho al periodista de Antena 3 Vicente Vallés, el vicepresidente segundo ha dicho no compartir los ataques vertidos e instigados por los morados contra él, pero ha pedido “normalizar que en una democracia cualquier que tiene una responsabilidad está sometido a la crítica y al insulto”. En caso de que estas ofensas “se vayan de madre”, Iglesias ha defendido que se acuda a la “jurisdicción civil cuando se traspasen los límites”. Además del de Vallés, el vicepresidente segundo ha recordado nombres de otros periodistas vinculados a medios como El Mundo u okdiario que se reunieron con Villarejo para dar informaciones que debilitaran a Podemos durante 2016 cuando tenían opciones de llegar al Gobierno.

Iglesias ha defendido que hay “hechos contrastados” en el “caso Dina” como que le robaron el telefóno y que una copia del mismo apareció en el ordenador de Villarejo o la existencia de una “parapolicía patriótica creada por el Gobierno de Mariano Rajoy para atacar a rivales políticos como Podemos”. “En este país se ha atacado a mi formación política para que no entráramos en el Gobierno”, ha asegurado. En este punto, el vicepresidente ha vuelto a reivindicar que “todos los poderes son objeto de crítica, también el poder mediático”.