El PSE ante el pacto con Bildu

Históricos socialistas piden que no se legitime a los de Otegi Advierten de que una alianza sería «una temeridad» y alertan de que se ha abandonado «la senda constitucional»

Un grupo de radicales atacó ayer la lápida de la tumba del dirigente socialista asesinado por ETA, Fernando Buesajmzbu

Dicen que la experiencia es un grado. Y un símil así puede extenderse a la política nacional ya la autonómica. Que de los acuerdos en el Congreso de los Diputados pueden explicarse los sucesivos contratos en las comunidades. Esta es la máxima con la que todo partido cuenta en sus cuarteles generales a la hora de esbozar su hoja de ruta. Es por ello, que, a escasas horas de los comicios vascos, si se le pregunta a quienes un día formaron parte del Partido Socialista, lo lógico es que hoy respondan con cautela –aunque con esperanza de que el PSE-EE tome el camino correcto– ante la posibilidad de que la candidata a lendakari Idoia Mendia pueda abrirse a negociar con Bildu para formar Gobierno.

Las encuestas electorales pronostican que el PNV volverá a tener la llave para gobernar, pero que necesitará reeditar con el PSOE un acuerdo. La otra vía– muy ajustada numéricamente– es la de un tripartito PSE-Bildu y Podemos.

El camino al que el socio de coalición de Gobierno, Pablo Iglesias, le gustaría emprender, y que concuerda además con los pactos celebrados por el PSOE en estos últimos meses en el Congreso. Un extremo que nunca hay que perder de vista, advierte el histórico ex alcalde socialista, Paco Vázquez, que, en conversación con LA RAZÓN, asegura que «el PSOE, en Galicia y en el País Vasco, refrenda la estrategia que defiende desde hace años; conforme al resultado electoral, una alianza con nacionalistas e independentistas o con los antisistemas de corte populista». Lamenta este ex dirigente que «en el horizonte no tiene Sánchez otra posible alianza electoral, pues no plantea acuerdos con partidos constitucionalistas. Es la línea de la política del sanchismo», reflexiona. Si llegasen a este tipo de pacto, para Vázquez sería confirmar que «el actual PSOE ha abandonado desde hace dos años la senda constitucional y los compromisos de la transición democrática».

Más optimistas son otras figuras del socialismo que confían en la promesa de Idoia Mendia en campaña electoral de no pactar con Bildu. Esta misma semana la socialista aseguró en una entrevista que «ni EH Bildu va a votarme a mí como lehendakari ni yo a Iriarte». El ex dirigente del PSE, José María Múgica, recuerda que la candidata «lo está diciendo una y otra vez» y garantiza, desde su opinión ya lejana al no formar parte del partido que, «no se va a producir un acuerdo con Bildu». Aún así, alerta de que sería «un disparate y una temeridad» ese pacto. «Sería cruzar tantas fronteras de una sola vez que entiendo que lo que dicen los dirigentes del PSE se va a cumplir», asegura. «Ese acuerdo es impensable, por incalificable», zanja.

El ex ministro de Cultura, César Antonio Molina también se fía de la actual dirección vasca. «Me parece muy bien que diga públicamente que no pactará con Bildu porque es lo que hemos dicho muchos socialistas antes. Que no se debería pactar con un partido que tiene su origen en toda la sangre derramada con los asesinatos de tanta gente y de tantos militantes del PSOE». Advierte de que no se debe desconfiar antes de «tener pruebas» de ello.

De igual opinión es el ex secretario general del PSE, Nicolás Redondo Terreros, que tacha los acuerdos del PSOE con Bildu en el Congreso de los Diputados de «impresentables» y «sin necesidad», –respecto a la reforma laboral que de momento ha quedado en papel mojado–al igual que los pactos en Navarra. «Me preocupan porque lavan a un partido que todavía no ha reconocido lo que hizo la banda terrorista ETA y a la vista está en los homenajes a etarras que realiza». En cuanto al País Vasco, Redondo también cree en la promesa de Idoia Mendia. «Estoy convencido de que si dan los números habrá gobierno entre PNV y el PSE», asegura.