Iglesias apunta que Sánchez ha abierto el debate sobre la Monarquía

El vicepresidente del Gobierno acepta ya en una carta abierta que "difícilmente" el melón sobre la utilidad de la Corona pueda abrirse a "corto plazo" por la correlación de fuerzas política actual

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, se protege bajo la sombra del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y en una carta abierta en sus redes sociales deja ver que el debate sobre la Monarquía -con el que ayer volvió a alentar su partido- ha sido iniciado previamente por el líder del Ejecutivo.

Según el análisis de iglesias, Sánchez está señalando como “crece en la sociedad española un debate sobre la utilidad de la Monarquía”. Para el vicepresidente, “en las últimas horas, el Presidente Sánchez ha manifestado una posición respecto a los escándalos que afectan a la monarquía española que supone una novedad muy importante respecto a la posición que tradicionalmente han adoptado los líderes del PSOE y los presidentes del Gobierno de España sobre la Corona y que creo que hay que poner en valor por su valentía y su sentido de Estado”.

Iglesias se protege en las afirmaciones del presidente, cuando esta semana desde Portugal alertó de que las informaciones sobre los negocios opacos de D. Juan Carlos eran “inquietantes” y abrió el debate sobre la inviolabilidad que la Constitución reconoce al Rey. El vicepresidente, que habla como miembro del Gobierno de coalición, asegura que “la responsabilidad de Estado no solo debe mirar al pasado sino también al futuro y el Presidente demuestra con su reflexión su compromiso con un futuro mejor para España”. Iglesias explica que su partido “está comprometido con la Ley aunque algunas leyes no nos gusten y trabajemos para cambiarlas democráticamente” y reflexiona que “eso no significa que un Gobierno democrático pueda ser ajeno a los debates que preocupan a su pueblo, un pueblo que ya no está dispuesto a tolerar ni ciertos privilegios, ni la corrupción ni la impunidad”.

El vicepresidente sigue defendiendo su bandera republicana como líder de Podemos y respalda el debate abierto en su formación, que ayer volvía a abrirse pidiendo abrir el melón sobre la utilidad de la Monarquía, sin embargo, en un nuevo giro, asume ya que “difícilmente” ese debate pueda traducirse en un cambio a corto plazo. En la misiva hecha pública, el también dirigente morado ha aceptado que, ante la “actual correlación de fuerzas en la política española y los procedimientos que fija nuestro ordenamiento jurídico” hacen que “un debate de esta naturaleza difícilmente pueda traducirse en cambios a corto plazo en nuestro sistema político”.

A juicio del vicepresidente el debate “volvió a hacerse presente al inicio del Estado de alarma, con la voluntad de Felipe VI de alejarse de la figura de Juan Carlos I anunciando su renuncia a su herencia, y que ahora gana fuerza a raíz de las últimas informaciones sobre las maniobras de Juan Carlos I en Arabia Saudí y en Suiza. Aquella voluntad de alejamiento revelaba sensatez por parte del Jefe del Estado”.