El Gobierno exhumador

Familiares de Francisco Franco acercan el féretro con sus restos al coche fúnebre para su traslado a Mingorrubio, el pasado 24 de octubre
Familiares de Francisco Franco acercan el féretro con sus restos al coche fúnebre para su traslado a Mingorrubio, el pasado 24 de octubrePoolPool

Este Gobierno se ha especializado en exhumaciones: a falta de problemas y necesidades más perentorias, su prioridad parece ser seguir desenterrando muertos y ganar la Guerra Civil ochenta años después de su finalización.

Tras exhumar a Franco, toca el turno de las demás víctimas de la dictadura. La verdad es que, después de los 50.000 fallecidos provocados pese a su brillante gestión de la pandemia, lo de buscar, contar, inhumar y exhumar muertos es algo muy vinculado a este Gobierno socialcomunista. Para ello, nos anuncian una reforma de la Ley de Memoria que, además de «histórica», será ahora «democrática». Auguro días de gloria, a la luz de la resolución de septiembre pasado del Parlamento Europeo, que da un trato similar al comunismo y al nazismo como responsables de los millones de muertos causados por estas ideologías totalitarias en Europa. Una ocasión única para cumplir esta norma y limpiar el espacio público de símbolos comunistas –que hay unos cuantos–, ya que no constan los nazis. No sé si esto incluirá también a los ministros y ministras comunistas, porque «ellos y ellas» no son un mero símbolo, y son varios. De cualquier modo, resulta cuando menos atrevido que recorra esta senda memorialista el único Gobierno de la UE con ministros comunistas. Queda abierto ese debate. Me parece que para intentar «distraer al personal» de la crisis que se avecina, hay ideas más futuristas y adecuadas que volver a desenterrar la Guerra Civil.