Así han votado los gallegos: “con mucha seguridad y sin grandes colas”

La jornada electoral transcurrió con normalidad bajo un tiempo veraniego que explicaría el aumento de participación a primera hora

Los gallegos vivieron hoy una “atípica” jornada electoral marcada por geles, distancias de seguridad y mascarillas que tomaron protagonismo aún mayor tras el rebrote de covid-19 registrado en A Mariña lucense. No obstante y pese a la miedo que algunas personas manifestaron en declaraciones a LA RAZÓN, la afluencia de personas fue constante, registrándose algunas colas en los centros de votación debido a las medidas de seguridad decretadas por la Xunta, siguiendo las recomendaciones del comité de expertos. Entre las medidas de protección era obligatorio llevar mascarilla para los votantes y los miembros de las mesas electorales y se desifenctó c sobre todo antes de entregar el voto y depositar su DNI en una bandeja habilitada para que el personal electoral lo pueda ver.

La jornada electoral transcurrió con normalidad en toda la comunidad gallega. Bajo un tiempo veraniego y con ausencia de fenómenos meteorológicos significativos, muchos decidieron acudir a primera hora de la jornada a los centros electorales, lo que explicaría que la participación a las 12 de la mañana se situara a las 19,42% frente al 15,01% que se registró en 2016. De hecho, a las 17:00 de la tarde la participación se frenó y se situó en el 42,97 frente al 42,49% de 2016. Lugo y Ourense fueron las que registraron mayores caídas de participación que se situaron en un 1% y un 1,9%, respectivamente. Mientras que en La Coruña aumentó un 0,8% y en Pontevedra también registró un incrementó 1,31%.

“Con total normalidad” explica Marta que votó en el municipio coruñés de Ortigueira.” Había un fuerte protocolo de seguridad, con mascarillas y geles y nada de cola”. La misma situación se encontró Florinda, en el municipio orensano de O Barco de Valdeorras donde votó a primera sin ningún sobresalta. María, por su parte, en La Coruña fue a primera hora de la mañana pero decidió volver después “porque había mucha cola”, explican a LA RAZÓN, por teléfono.

Entre las anécdotas de la jornada destaca que los trabajadores de Alcoa aprovecharon la jornada electoral para visibilizar su lucha contra el cierre de la planta de aluminio que la multinacional tiene en esta comarca de Lugo, concretamente en el ayuntamiento de Cervo. Los obreros acudieron a votar con el uniforme de faena en los horarios autorizados por la firma para ejercer el derecho al voto, mientras que los que libraban y sus familias han acudido con camisetas y mascarillas en las que podían leerse lemas reclamando la supervivencia de la factoría, entre ellos los más extendidos “A mariña salvase loitando” (A Mariña se salva luchando) y “Peche Non” (Cierre No)

Resultados Galicia