La Monarquía en España: un debate artificial

Lo que dicen las encuestas: Lejos de como un problema, los españoles consideran la Corona una institución fundamental para garantizar la unidad y la democracia

La campaña de desprestigio a la que está siendo sometido el legado de Juan Carlos I está siendo hábilmente utilizada por la izquierda a la izquierda del PSOE –y por lo partidos independentistas– para reabrir el debate sobre la conveniencia de la actual forma política del Estado, la Monarquía parlamentaria. Sin embargo, a pesar de que la Corona se ha convertido en un arma arrojadiza entre las distintas formaciones políticas, lo cierto es que las encuestas dejan claro que la Monarquía no se encuentra entre las cosas que preocupan más a los españoles. En el barómetro número 3.277 del CIS, cuyo trabajo de campo se realizó en marzo de este año, concretamente en la pregunta A9, se preguntaba a los españoles por los principales problemas en España. Tan solo el 0,2% de Los ciudadanos señalaban a la Monarquía como problema.

Puede ser esclarecedor comparar lo que piensan los españoles respecto a otras partes del entramado institucional del Estado, por ejemplo con los partidos políticos. Tras paro, crisis económica, la sanidad y la corrupción, empiezan a aparecer «los problemas políticos en general» para un 16,6%, «el mal comportamiento de los políticos» para un 16,1%, y «lo que hacen los partidos políticos» para un 12,8%. Cuando se comparan estas cifras con el 0,2% de la Monarquía adquieren su luz justa las declaraciones vertidas por el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en el sentido de que entre los españoles estaba creciendo el debate sobre la utilidad de la Corona. Y cabe preguntarse retóricamente: ¿Cuál sería el tanto por ciento de españoles que señalaría al líder de Podemos como el principal problema que tiene España en estos momentos si se incluyera esta opción en el cuestionario del Centro de Investigaciones Sociológicas? Cocinar los resultados de ese estudio demoscópico constituiría un reto incluso para el presidente de este organismo estatal, José Félix Tezanos.

NC Report ha realizado para este diario sucesivas encuestas sobre el estado de opinión que existe sobre el desempeño del Monarca a lo largo de los últimos meses por lo que se puede comprobar si la aseveración de Iglesias es correcta o, por el contrario, se trata de un debate artificial creado por la izquierda radical y ayudada por los partidos independentistas para lograr un cambio de régimen en nuestro país. Con motivo del Mensaje de Navidad en diciembre de 2019, LA RAZÓN publicó una encuesta sobre la Monarquía; el 62.4% consideraba positiva o muy positiva la labor del Rey y merecía una nota de 7.1 puntos en la escala de 0 a 10. Es interesante cotejar estos datos con los que arrojó una encuesta análoga encargada con motivo del sexto aniversario de la proclamación en Cortes de Felipe VI ya que entre estas dos fechas la polémica sobre el supuesto cobro de comisiones por la adjudicación a empresas españolas del tren de alta velocidad entre Medina y Meca motivo que el Rey renunciara a la herencia de Don Juan Carlos y de retirarle su asignación con cargo a los Presupuestos. Este último estudio no solo ofrece unas cifras de apoyo y simpatía superiores a las de cualquier formación política, sino que habla a las claras de que los esfuerzos realizados durante los primeros seis años de reinado de Felipe VI para actualizar la forma en la que la Institución realiza su labor han calado entre los españoles y son valorados positivamente. Un 62,3% de los españoles cree que se ha producido un cambio a mejor a lo largo de los seis años desde la proclamación.

El estudio también preguntó acerca de la opinión de los encuestados sobre si la Monarquía es el más apto de los sistemas políticos para España. Un 55,5% cree que el actual es el mejor sistema para nuestro país frente a 34,1% de diferentes tendencias republicanas. Cierto es que entre los encuestados de entre 18 y 34 años el «no» a la Monarquía fue de un 46,5% y el de los partidarias de la misma bajaba hasta un 37,8%. En cuanto a la valoración a Don Felipe, es significativo apreciar que en los meses que van de diciembre de 2019 a junio de 2020 el Rey pasó de un 7,1 a un 7, es decir, perdió tan solo una décima. Por último, en esta encuesta un 61,7% de los españoles cree que la Monarquía es «una garantía para los valores de la democracia española».

En este mismo diario, el sociólogo José Ramón Lorente Ferrer recordó que España no es un país en donde existan millones de republicanos militantes, como tampoco hay millones de monárquicos activistas. En España hay millones de personas que ven en la Monarquía encarnada en Felipe VI un elemento que garantiza paz, la unidad nacional, la democracia y el Estado de Derecho. La percepción más transversal en nuestra sociedad es que la Corona sirve con lealtad al pueblo español. De ahí la percepción que se tiene de ella como institución-arbitro alejada del tráfago partidista. Esta es precisamente su utilidad y la causa de la aprobación por la mayoría. La historia de nuestro país en los dos últimos siglos desaconseja a las claras la alternativa: una república con aires caribeños, para deleite la izquierda radical, y por supuesto confederal, para satisfacer al loby independentista.

Los Reyes ya están en el ecuador de su gira autonómica

Los Reyes han visitado ya la mitad de las comunidades autónomas dentro de su gira por toda España. Don Felipe y Doña Letizia han estado en ocho autonomías –Canarias, Baleares, Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia, Aragón y La Rioja– y recorrerán el resto antes de que acabe julio.
El periplo autonómico, inédito en los seis años de reinado, ha transcurrido por ahora con normalidad y no se ha visto alterado por los titulares relacionados con Juan Carlos I.
El Palacio de la Zarzuela mantiene silencio sobre este asunto y se remite a la decisión que Felipe VI tomó el pasado 15 de marzo de renunciar a la herencia de su padre.
En sus distintas paradas por el país, los reyes no se han encontrado con ninguna protesta relacionada con el caso del anterior Jefe del Estado.
En varios de los paseos que han dado por algunas de las ciudades, han recibido el aplauso y el cariño de ciudadanos que se han acercado a verles.
Felipe VI no ha hecho ninguna alusión a la situación de su padre en las intervenciones que ha protagonizado y se ha ceñido a insuflar ánimos para que el país se recupere cuanto antes de la crisis. La Casa Real ha negado que el recorrido por el país pretenda ser una estrategia para contrarrestar la situación judicial de Juan Carlos I y el impacto que pueda tener en la Corona. «Los reyes están acostumbrados a ir por España. No es algo extraño», alegan desde el entorno de Zarzuela para remarcar que su presencia por el país ha sido la tónica habitual desde 2014.
El objetivo que le dan a la iniciativa es reconocer el esfuerzo de la ciudadanía y transmitir confianza ante las secuelas que deja la pandemia, en particular en sectores como el turismo. La gira de los reyes continuará la próxima semana en Castilla y León, donde el día 15 visitarán Soria.
Zarzuela no ha confirmado aun oficialmente si los Reyes estarán en Barcelona y Figueres en próximo 17 de julio tras el funeral de estado del 16.