Cooperación militar entre Portugal y España: una relación única

Entre ambas Fuerzas Armadas existen fuertes lazos de amistad, solidaridad y respeto mutuo

La excelente relación militar bilateral entre Portugal y España, reflejo de los fuertes lazos culturales, económicos y sociales, es hoy reforzada por la franca convergencia de las políticas exterior y de defensa de los dos países y, sobre todo, por compartir principios y valores basados en el multilateralismo y en los Derechos Humanos.

Portugal y España se enfrentan a desafíos estratégicos comunes, fruto de los imperativos de sus posiciones geográficas y de los compromisos internacionales asumidos, en particular en las Naciones Unidas, en la OTAN y en la Unión Europea, realidades irrefutables que han fomentado una extraordinaria cooperación militar, robustecida por fuertes lazos de amistad, solidaridad y respeto mutuo entre sus Fuerzas Armadas.

La cooperación militar se planea en las reuniones anuales de los Estados Mayores Peninsulares, realizadas alternadamente en Portugal y España desde 1954, y se desenvuelve de forma permanente y estructurada a través de las relaciones institucionales entre los Estados Mayores Conjuntos y los Ejércitos de las Fuerzas Armadas (Armada, Ejército de Tierra y Ejército del Aire). En estos encuentros anuales se promueven programas que regulan la interacción cooperativa de las Fuerzas de ambos países, esencial para promover los elevados niveles de interoperabilidad que conseguimos alcanzar en las diversas misiones que nuestros militares ejecutan codo con codo.

La convergencia de intereses militares entre Portugal y España se manifiesta en múltiples actividades realizadas en conjunto, sea en contexto bilateral o multilateral, en áreas tan diversas como la formación, el entrenamiento, el intercambio de información, de personal y las operaciones militares internacionales.

En el ámbito de la formación es de subrayar la permuta de oficiales que realizan cursos de posgrado en el Instituto Universitário Militar, en Lisboa, y en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional, en Madrid, así como otros cursos de naturaleza técnica y táctica.

En el área del entrenamiento son ejercitadas, testadas y evaluadas las doctrinas de empleo de las Fuerzas Armadas en ambiente multinacional, a través de frecuentes ejercicios navales, terrestres, aéreos y en el ciberespacio, organizados por Portugal o por España.

El intercambio de información y de personal incluye la realización de reuniones y visitas técnicas para compartir experiencias, buenas prácticas y lecciones aprendidas en diferentes áreas funcionales, así como los destinos permanentes de oficiales de enlace portugueses y españoles en los Estados Mayores de la Defensa de las Fuerzas Armadas, con sede en Madrid y Lisboa.

Relativamente a las operaciones militares internacionales, quizás el área más visible de la excelente cooperación entre las Fuerzas Armadas Portuguesas y Españolas, merecen un particular destaque tres misiones que manifiestan el éxito de esta convergencia de esfuerzos por la paz en el mundo:

-La «Operación Inherent Resolve», en Irak, donde desde 2015 los militares portugueses formaron parte del contingente español, localizado en la Base «Gran Capitán» en Besmayah, promoviendo conjuntamente la formación y el entrenamiento de las Fuerzas Armadas iraquíes en el marco de la coalición internacional contra el Daesh.

-La «Operación Atalanta», conducida por la Fuerza Naval de la UE para la protección de la navegación a lo largo de la costa de Somalia, que Portugal tuvo el privilegio de mandar entre diciembre de 2019 y marzo de 2020, con el Comandante y su Estado Mayor embarcados en las fragatas «Victoria» y «Numancia» de la Armada Española, homenajeando el extraordinario hecho concretizado hace 500 años por Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano.

-La Misión de Entrenamiento de la UE en Mali, también con un oficial general portugués al frente el primer semestre de 2020, con la insuperable colaboración del Ejército español, que aseguró una parte significativa de los puestos militares asociados a esa función, en un reparto de responsabilidades solamente posible entre Fuerzas Armadas que poseen una fuerte relación de confianza recíproca.

En el cumplimiento de estas tres misiones y en tantas otras actividades militares, bilaterales y multilaterales, las Fuerzas Armadas Portuguesas se han beneficiado de una extraordinaria colaboración con las Fuerzas Armadas Españolas, en niveles sólo posibles porque existe una relación militar única, fundamentada en fuertes lazos de amistad, solidaridad y respeto mutuo, que se han revelado como factores primordiales para la afirmación sinérgica de los dos países en la promoción de la paz, de la estabilidad y de la seguridad internacionales.