Detenida la ex etarra Itxaso Zaldua por el asesinato de Giménez Abad

La Audiencia Nacional cree que se trata de la terrorista "de cara alegre" que, según cinco testigos, acompañaba al autor del atentado contra el senador del PP el 6 de mayo de 2001

La Policía ha detenido hoy en Hernani (Guipúzcoa) a la ex miembro de ETA Itxaso Zaldua, actualmente en libertad tras haber cumplido condena en Francia por terrorismo, por su posible vinculación con el asesinato en Zaragoza del que fuera presidente del PP en Aragón y senador Manuel Giménez Abad en 2001, según han confirmado a LA RAZÓN fuentes jurídicas.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que investiga el atentado, y la Fiscalía están convencidos de que se trata de la etarra “de cara alegre” que cinco testigos sitúan en el lugar de los hechos junto al supuesto autor material de los disparos, Mikel Carrera Sarobe, “Ata”, procesado por este asesinato en julio del pasado año y encarcelado en la prisión francesa de Sud-Francilien Reau, donde cumple condena por una doble cadena perpetua.

El magistrado ha cursado la detención después de que, según fuentes jurídicas, a principios de mes tomara declaración a uno de los testigos que aseguraron que el terrorista que cometió el atentado huyó tras cometer el crimen en compañía de una mujer. De hecho, añaden esas mismas fuentes, el hombre reconoció fotográficamente a la ex integrante de ETA.

Si finalmente es procesada por el asesinato de Giménez Abad, la Audiencia Nacional la juzgaría a partir del próximo otoño junto a Carrera Sarobe por uno de los 300 asesinatos de ETA que están aún sin resolver. Se da la circunstancia de que en mayo del próximo año se produce la prescripción de los hechos, cometidos el 6 de mayo de 2001, por lo que la detención se produce solo diez meses antes de que llegara a producirse esa prescripción, lo que habría impedido perseguirla penalmente por el asesinato del senador del PP.

Para evitar esa prescripción, la fiscal del caso, Ángela Gómez-Rodulfo reclamó a la Policía el retrato robot que se realizó de la mujer tras el atentado, así como un informe con la relación de las mujeres identificadas policialmente como integrantes o colaboradoras de los «comandos» de ETA que actuaban en Aragón y Cataluña en esas fechas.

Los testigos definieron a la enigmática terrorista como «una mujer normal y corriente» que llevaba un gorro o pamela que le cubría el rostro. Uno de ellos declaró ante el juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco y el fiscal Jesús Alonso que se trataba de una chica “robusta”, con los “carrillos regordetes» y de «cara alegre», aunque no recordaba bien su fisonomía.

Todos la vieron reagruparse con el asesino y huir juntos por las calles adyacentes. Su testimonio tuvo reflejo en los primeros atestados de la Policía sobre el asesinato, en los que consta que en el atentado «como mínimo actúan dos personas”, un hombre y una mujer», que huyeron juntos del lugar de los hechos.

Giménez Abad fue asesinado de tres disparos a bocajarro cuando iba junto a uno de sus hijos, Borja, a presenciar un partido del Real Zaragoza a la Romareda, pero de su asesino nunca más se supo. Pero tras el análisis de la agenda intervenida al ex “jefe militar” de ETA Javier García Gaztelu, “Txapote” (detenido en Francia el 22 de febrero de 2001)-, los agentes hallaron anotaciones de diversos “comandos” (Urbasa, Zartako, Ttotto) y de los integrantes de los mismos. Entre esos nombres figuraba el de “Ata”. Además, se hacía referencia a dos reuniones de “Txapote” con “Ata” el 5 de enero y el 15 de marzo de 2001, lo que permitió concluir a los investigadores que en esas fechas ya estaba encuadrado en algún “comando.

Condenada a 18 años de prisión en Francia

Itxaso Zaldua fue detenida el 23 de abril de 2005 en Lannemezan (Francia) en compañía de José Segurola Querejeta, considerado el lugarteniente de “Txeroki”. Según ha informado la Policía Nacional, ambos estaban encuadrados entonces en la subestructura Ataka, siendo ella su máxima responsable, además de formar parte del núcleo dirigente del “aparato militar” de ETA.
Hasta ese momento no se conocía la militancia de Zaldua en la organización terrorista ni, por tanto, las actividades que había venido realizando tanto en Francia como en España en su condición de activista de ETA.
La Justicia francesa condenó a la etarra a 18 años de prisión y, tras cumplir la pena, fue puesta en libertad y expulsada del país vecino en agosto de 2017, regresando a España, donde no tenía entonces ninguna reclamación judicial pendiente.

En el auto en el que acordó su procesamiento, Pedraz concluía que los indicios apuntaban a que el autor de los disparos fue Carrera Sarobe y recordaba que Borja Giménez Larraz identificó el 3 de octubre de 2018 al etarra como el autor material del atentado en una rueda de reconocimiento practicada en París.

El magistrado hacía hincapié en que ese reconocimiento reforzaba los indicios contra “Ata” después de que el hijo del político del PP también lo señalara fotográficamente en octubre de 2014 entre 18 fotos de individuos de similares características. Como “testigo directo y presencial de la muerte de su padre”, señalaba el instructor, había reconocido al terrorista identificando una fotografía que “nunca había sido difundida por los medios de comunicación escritos o digitales, y nunca había sido vista con anterioridad por el testigo, lo que refuerza el valor del reconocimiento”.

Además del hijo del senador del PP, al menos otros cuatro testigos, “que ostentan la condición de protegidos en este sumario” -apuntaba el juez- con posterioridad a mayo de 2001 “han reconocido al procesado Carrera Sarobe como el autor de los hechos, personas a las que no se había mostrado fotografía de éste, pues no era un miembro “fichado” de la banda terrorista ETA”.

Fuentes juridícas aseguran que si la detenida es finalmente procesada por el asesinato de Giménez Abad, el caso podría elevarse a la Sala de lo Penal para su enjuiciamiento el próximo septiembre. Pero señalar la fecha del juicio dependerá, sobre todo, de que Francia acceda a la entrega temporal de “Ata” para que, veinte años después del atentado, se siente en el banquillo de la Audiencia Nacional.

“Una ventana de esperanza” para la familia

La familia del que fuera presidente del PP de Aragon ha recibido la noticia de la detención de Itaxso Zaldua, casi veinte años después del atentado, «con satisfacción y emoción». Fuentes de la familia de Giménez Abad han asegurado a LA RAZÓN que la actuación judicial «reafirma» su «confianza en el estado de Derecho». «Es una ventana de esperanza para la resolución del caso», se congratulan.