El Gobierno utiliza el pacto en Bruselas como palanca para aprobar los Presupuestos

Moncloa ve este acuerdo "definitivo" para las cuentas y presiona al PP asegurando que no materializar el dinero europeo sería "despreciarlo"

Moncloa quiere que los vientos de cola que soplan tras la aprobación del “histórico” acuerdo en Bruselas para la recuperación lleguen también a España. Un “efecto contagio” del Consejo Europeo al Congreso de los Diputados para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Y es que el “ánimo” del Ejecutivo es que se esa atmósfera de diálogo y entendimiento europea llegue a la Cámara Baja y propicie el apoyo a unas cuentas que presentarán “a la mayor brevedad posible”. En el Gobierno necesitaban que la incógnita de la inyección de recursos europeos se despejase antes de comenzar a diseñar los Presupuestos y los miles de millones de euros que se recibirán ahora creen que “no allanan el camino por completo, pero sí resultan determinantes. Definitivos”.

Desde la mesa del Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha considerado que “no tendría sentido que hayamos llegado a este acuerdo y que luego no se implemente”. Esto es, en Moncloa quieren utilizar el éxito conseguido en la negociación de fondos europeos como palanca de presión para lograr apoyar en España sus cuentas públicas. No hacerlo, entienden, “sería como desperdiciar la capacidad económica que se ha dado desde Europa para hacer grandes transformaciones”. “No se comprendería que no tuviera como continuidad unos Presupuestos para vehicular esa inyección de recursos para reactivar el país”, ha insistido Montero.

Desde su ministerio, el de Hacienda, aseguran que las cuentas se presentarán en los plazos más breves posibles, porque el país lo necesita y porque estos “no son unos Presupuestos más, son los Presupuestos de la recuperación”. De esta forma, se pide a la totalidad de las fuerzas políticas que se sumen. También al PP sobre el que se ejerce una presión adicional, destacando “que está llamado a jugar un papel fundamental” como principal partido de la oposición y que hasta ahora, según el Gobierno, ha primado sus intereses partidistas y electorales al interés general. “Tiene que existir una predisposición y si la decisión política de partida es no dar apoyo, le puedo asegurar que podemos hacer todos los malabarismos, que no habrá acuerdo”, ha lamentado Montero, que ha vuelto a reivindicar que es necesario que los recursos europeos “lleguen a los ciudadanos” a través de los Presupuestos.