Iglesias quiere a medio plazo una «república plurinacional»

Ocho partidos piden una comisión en diferido contra la Corona. El vicepresidente continúa su ofensiva mientras Moncloa dice que la Monarquía no está en cuestión

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo iglesias, continúa su ofensiva contra la Corona, a pesar de que el Gobierno da por cerrada la cuestión sobre el debate entre Monarquía o República en España. Las dos almas que conviven en Moncloa cada vez son más visibles y llegan a contradecirse en un momento clave en el que los socios de Pedro Sánchez tratan de aprovechar el tirón judicial sobre los negocios del rey Emérito, para reivindicar sus lazos republicanos. Mientras que ayer el vicepresidente aseguraba que en el medio y largo plazo España se dirige a un «horizonte de una república plurinacional y solidaria», desde el Congreso, la vicepresidenta Carmen Calvo aseguraba que la Jefatura del Estado «no está en cuestión».

Fue ayer, cuando en el marco de la conferencia La centralidad del objetivo nº 10: reducción de las desigualdades, el también secretario general de Podemos aseguró que el «espíritu republicano» se abre paso cada vez más en España y que esto puede llevar, no en el corto plazo, sino en el medio y el largo plazo, a «un horizonte de una república plurinacional y solidaria». Para el vicepresidente este debate no solo se refiere al plano territorial, sino también al modelo de la jefatura del Estado. A su juicio es «muy interesante» que a corto plazo, «respetando la legalidad» y, dijo «comprendiendo lo que significa la correlación de fuerzas», se abra paso el horizonte republicano, informa Ep. A su modo de ver, la gente joven no entiende «el funcionamiento de algunas instituciones», ni el hecho de que «al jefe del Estado no «se le vote», porque así se decidió de manera indirectísima hace más de 40 años» y, por ello, «quiere algo más moderno, más avanzado y más racional».

Petición de comisión

Mientras que el vicepresidente incidía en el debate sobre la Monarquía, desde la Cámara Baja, independentistas y nacionalistas –sin Podemos– comparecían para pedir que el Congreso abra una comisión de investigación sobre el papel de las empresas públicas españolas que participaron de la construcción del AVE a la Meca y sobre las supuestas comisiones recibidas por el rey emérito, D. Juan Carlos. Los partidos firmantes de la propuesta –ERC, Bildu, Compromís, Más País, Junts, la CUP, el BNG y Nueva Canarias– confían en que ahora sí prospere su iniciativa, pues ponen el foco en las empresas públicas que construyeron el ferrocarril a la Meca. Esperan, que «Renfe, Operadora, Ineco y Adif, no sean inviolables», en referencia al «muro infranqueable», que supone, a su juicio, la inviolabilidad del padre del Rey, que está recogida en la Constitución en su artículo 56.

Según los ocho partidos firmantes, sería «muy difícil, por no decir imposible», que el órgano rector de la Cámara tumbase esta iniciativa. Hasta ahora, las fuerzas soberanistas y nacionalistas se han encontrado con el veto de la Mesa del Congreso de los Diputados, donde PSOE, PP y Vox han frenado cualquier iniciativa de este tipo, amparándose en el informe de los letrados de la Cámara Baja que insiste en la imposibilidad de este tipo de comisiones por la inviolabilidad del Rey. De hecho, lo más probable es que, una vez la propuesta llegue a la mesa, vuelva a ser rechazada.