La Audiencia Nacional imputa a Corinna Larsen y a Villalonga por las conversaciones con Villarejo

Corina y el empresario declararán el 8 de septiembre y un dia antes comparecerán el ex comisario y su socio. En las grabaciones, Corina explicaria a Villarejo la supuesta fortuna que tendría el Rey emérito en Suiza

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha reabierto el denominado “caso Carol”, el sumario en el que se investiga la grabación que el ex comisario José Manuel Villarejo hizo a la amiga del rey emérito Corinna Larsen. Grabación en la que ella explica la supuesta fortuna que don Juan Carlos oculta en Suiza desde hace años.

Como primera medida tras reactivar esta investigación el juez ha optado por tomar declaración como imputados a la propia a Corinna y al empresario y exdirector de Telefónica Juan Vilallonga el próximo 8 de septiembre en la Audiencia Nacional. Ambos tendrán que explicar el contenido de la delicada conversación que mantuvieron con el excomisario en un hotel de Londres en 2015. Ese mismo día también serán interrogados el propio José Manuel Villarejo y su socio Rafael Redondo.

En el auto, el juez explica que con posterioridad al auto de sobreseimiento de 7 de septiembre de 2018 el juzgado ha recibido diversos oficios policiales en los que se han analizado el material intervenido en los domicilios de los investigados en esta pieza y la solicitud de cooperación judicial remitida por la Fiscalía suiza en relación con estos hechos, por los que el Ministerio Público de aquel país interesaba la colaboración del Juzgado de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional por la conexión entre los hechos de ambas investigaciones.

En concreto, la reapertura se dirige para esclarecer la posible existencia de un encargo por parte de Corina Larsen al ex comisario Villarejo, encargo que vendría referido a la obtención en España de unos datos correspondientes a una persona de nacionalidad española, así como recabar todas las circunstancias que pudieron rodear este hecho, “sin perjuicio de que ello nos pueda llevar a otros tipos de infracciones”.

El instructor detalla una de las conversaciones mantenidas entre Villarejo y Corinna Larsen en la que ésta le expone al comisario sus inquietudes respecto a una asistente personal española que pudiera estar filtrando información sobre su vida privada. Villarejo le vendió sus servicios explicando que tenía los mejores especialistas del mundo. En ese sentido, el juez considera que debe esclarecerse si el encargo llegó a materializarse y si se abonó cantidad por ello, lo que podría constituir delitos de cohecho activo y pasivo en los que podrían haber intervenido los investigados por los delitos cometidos en España.

Dado que el juez y el Ministerio Público han mantenido una discrepancia sobre la conexidad entre los hechos investigados en Suiza y España, el magistrado acuerda dar traslado al Ministerio Público a fin de que informe sobre la posible existencia de conexidad delictiva, así como sobre la competencia de la jurisdicción española para el conocimientos de los hechos.

El magistrado argumenta en su escrito que los hechos analizados pueden acreditar la existencia de una posible actuación concertada dirigida por un funcionario público en activo, Villarrejo, que se lucra recibiendo importante cantidades para la ejecución de diferentes encargos, para los que se valía de su condición de policía.

En el marco de esta actuación criminal, añade García Castellón, “pudiera haber se producido algún tipo de encomienda por parte de Corina Larsen a José Manuel Villarejo, para que, a través de las sociedades que integraban el llamado Grupo Cenyt, procediera a la obtención ilícita de determinada información”.

El juez recuerda que la investigación que dio lugar a la presente pieza separada arranca del hallazgo de unos archivos, de los que se desprenden diferentes y variados hechos que revisten la apariencia de infracción penal. El magistrado hace referencia al registro por parte de Villarejo de una conversación de índole privada en un domicilio particular y añade que se desconoce si los intervinientes en la misma eran conscientes de que estaban siendo grabados. Del contenido de tales conversaciones parecen inferirse, explica el juez, una serie de infracciones penales del relato expuesto por Corinna en los audios.

El magistrado cita a Villarejo y Redondo el día 7 de septiembre a las 10 horas y al día siguiente, 8 de septiembre, a la misma hora a Corina Larsen y a Villalonga.

Indicios “extremadamente débiles” de comisiones a Don Juan Carlos

Por otro lado, la Fiscalía, en su informe de septiembre de 2018 ya dejaba claro tres hechos fundamentales: lo relativo a los supuestos terrenos que habría adquirido Corina Larsen en Marrakech no se podían investigar porque en el momento en que se produjeron los pagos de los que derivaría ese negocio, en todo caso, “aparentemente el Rey Juan Carlos gozaba de inviolabilidad”.

En segundo lugar, y en relación con las cuentas en Suiza se sostenía por la Fiscalía que los datos eran “notoriamente insuficientes para avanzar en la tramitación”.

Y, en tercer lugar, pero relevante, en lo que se refería a las posibles comisiones percibidas por el Rey Juan Carlos relacionadas con el tren de La Meca, la Fiscalía era clara al respecto: Los indicios relativos a la eventual intervención del Rey emérito son “extraordinariamente débiles” y, además, podrían estar afectados igualmente por la inviolabilidad de la que gozaba entonces.

Sin embargo, sí apoyaba la investigación por entender la Fiscalía que se podría estar ante un caso de posible corrupción en las transacciones internacionales.

Ahora, el juez, tras recibir toda esa documentación, reabre la pieza sobre las conversaciones entre Corina Larsen y Villarejo e imputa a cuatro personas, entre ellas las dos citadas.