Casado ve a Sánchez como un “ciclista cansado” y le urge a desprenderse del “triunfalismo”

Recuerda al Gobierno que tiene que elegir entre "la moderación y la centralidad" que le exige Europa o por el "extremismo" de sus socios de investidura

El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de vivir una “realidad paralela” porque “no hay nada que aplaudir” ante la situación que vive España con la “situación preocupante” que han provocado los rebrotes, la pérdida de “45.000 compatriotas por el virus y “siete millones españoles que quieren trabajar y no pueden”. A su entender, es un “rasgo casi pueril y ofensivo” que los socialistas acudan al Pleno a “competir en aplausos” y a hacer “ceremonias de autobombo”.

“Señores del Grupo Socialista, ¿qué aplauden tanto? ¿De qué se ríen tanto?”, ha preguntado Casado al inicio de su discurso en la sesión plenaria sobre el fondo de recuperación europeo después de que los diputados del Grupo Socialista hayan recibido a Sánchez con una prolongada ovación a su llegada al Pleno de la Cámara. Además, el PP ha denunciado que se haya saltado el acuerdo sobre la limitación de asistencia a Pleno.

Casado destacó que esos aplausos muestran “exactamente lo que falta” al PSOE, que es el “respaldo de una mayoría social y electoral” y el “respaldo de otros países a lo que está pasando”. Al tiempo le reprochó al Gobierno que, “con 120 escaños debería tener más humildad, menos arrogancia y más sensibilidad con quien lo está pasando mal porque en España estamos viviendo un drama”.

En cuanto al fondo de recuperación alcanzado en el seno del Consejo Europeo, Casado aseguró que en el PP “claro que estamos satisfechos con ese fondo de recuperación” que, recordó, “propuso el Partido Popular Europeo. En este sentido, recomendó a Sánchez “preocuparse por su Varoufakis”, en alusión al vicepresidente Pablo Iglesias, y no por el PP. “A ver cómo acaba en esto la negociación española”, comentó sobre la presencia de Podemos en el Ejecutivo.

El líder del PP subrayó que Sánchez había actuado en la negociación europea como “el ciclista cansado” que “se puso a chupar rueda” con su “escucha pasiva” al tiempo que “vienen aquí con un rescate en toda regla y un tercio de la piel del oso que no cazó” el presidente del Gobierno español ya que fueron tres mujeres: Merkel, Úrsula von der Leyen y Christine Lagarde -del PPE- quienes negociaron para España. Por ello, y aunque le parece “bien” lo logrado, instó al jefe del Ejecutivo a usar correctamente esos fondos. Con ello, Casado le indicó a Sánchez que tiene que elegir si apuesta por la moderación y la centralidad que le exige Europa o por el extremismo de sus socios de investidura.

Casado volvió a recordar al Gobierno su “mano tendida” tras verle “desbordado” y le insta a terminar con los rebrotes “ya que España es el país más descontrolado de la UE”. Propone un plan alternativo con un mando único sanitario, un acuerdo jurídico y llevar a cabo una “reforma exprésde leyes orgánicas que autoricen limitar la movilidad o establecer cuarentenas sin acudir al estado de alarma. El líder del PP volvió a incidir en el “plan Cajal” y aseguró que “si nos encerramos en agosto, podremos sacarlo adelante”.

Asimismo, urgió a Sánchez a no tolerar que el vicepresidente Iglesias “se ponga del lado de quienes están en la cárcel por hacer algo que está en contra la de la Constitución” y le reprochó que no valore que uno de os que han vuelto a prisión anime a incumplir la Ley cuando no gusta.