Dos jefes yihadistas que han marcado España como objetivo terrorista

Obeida y Sharoui combaten en la actualidad por el control del Sahel

Dos cabecillas yihadistas, enfrentados entre sí, pero que tienen el común denominador de tener sus ojos puestos en España (la añorada “Al Andalus”), con Ceuta y Melilla como primeros bastiones.

Se trata de Abu Obeida Youcef Annabi, el nuevo dirigente, según fuentes antiterroristas, de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), grupo criminal integrado en el Jama'at Nasr al-Islam wal Muslimin ( Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes) JNIM, filial de Al Qaeda; y Abu Walid al-Sahraoui, nombre de guerra ya que el real es Ladib Bachir, dirigente del Estado Islámico del Gran Sáhara (EIGS-ISWAP), que tiene la particularidad de haber nacido en El Aioun, la capital del antiguo Sáhara español y que, por lo tanto, habla nuestro idioma.

Ambas bandas yihadistas se encuentran enfrentadas ferozmente por el control del Sahel, pero nunca se debe olvidar, según los expertos, que ese litigio tiene, entre otras finalidades, hacerse control del territorio, crear una “zona de confort” y desde allí preparar los ataques a occidente, en especial contra nuestro país, convertido en objetivo preferente de estos terroristas.

Las 12 operaciones antiterroristas habidas en nuestro país contra el yihadismo, a cargo de la Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos D’ Esquadra, son la prueba de hasta qué punto este terrorismo ha puesto sus ojos en “Al Andalus”.

Abu Obeida Youcef Annabi, según las citadas fuentes, sustituyó en el mando de AQMI a Abdelmalek Droukdel, muerto en una acción militar de las tropas francesas en Mali.

Hace algún tiempo, cuando un miembro más de la Shura (dirección) de la banda, difundió un vídeo en el que animaba a los musulmanes a recuperar las ciudades autónomas españolas. Es una vieja reivindicación que, en un determinado momento, se puede convertir en bandera para organizar una campaña de atentados.

El JNIM, liderado en teoría por Iyad Ag Ghali. Forman parte otros grupos como la “katiba” (grupo de combate)Macina, bajo el mando de Amadou Koufa; y Al Murabitun, cuyo cabecilla es Mokhtar Belmokhtar, tantas veces dado por muerto como “resucitado”.

Abu Obeida Youssef al Annabi es argelino originario de la región de Annaba en Argelia.El 25 de abril de 2013, hizo un llamamiento para que se cometieran atentados en Francia en respuesta a su intervención en el Sahel y, en concreto, en Mali. El 10 de septiembre de 2015 fue incluido en la lista de terroristas más buscados por Estados Unidos.

Por lo que respecta a Abu Walid al-Sahraoui se ha convertido en la pesadilla del Sahel. Es uno de los terroristas más buscados y Francia y EE.UU están empeñados en su captura antes que acumule más poder. Por el sistema de enfrentar a las tribus, ofrecerles cosas tangibles, tanto a los que se dedican a la ganadería como a los agricultores, ha logrado captar a varios centenares de combatientes que han demostrado una gran movilidad y una capacidad creciente para actuar por sorpresa por el método de “guerra de guerrillas”.

Nació en 1972 en El Aioun, capital del antiguo Sáhara español.Este individuo es conocido desde hace años por los expertos antiterroristas, que han seguido su trayectoria criminal. LA RAZÓN ya dio cuenta de su peligrosidad en varios artículos, como los publicados sobre la infiltración de terroristas entre los inmigrantes; o, más recientemente, para informar de que tiene a España como objetivo .

Este individuo, como tantos saharauis disconformes con la ocupación por Marruecos del Sáhara, facilitada por España, no tardó en unirse a las filas del Frente Polisario en los campamentos de Tinduf, a través de las juventudes de dicha organización, con la que, en la actualidad, no mantienen ninguna relación que se sepa.

Realizó sus estudios de bachillerato y universidad gracias a becas del Frente Polisario, en el que, entre otras cosas, se ocupaba de atender a las delegaciones extranjeras que acudían a visitar Tinduf.

Con el paso del tiempo, se fue radicalizando y se desplazó a Mali, donde, junto con varios saharauis, se unió a Al-Qaeda del Magreb Islámico (Aqmi). No estaba a gusto en esta banda y decidió, junto con otros yihadistas, fundar el Movimiento por la Unidad y la Jihad en África Occidental (Mujao). Fue esta banda la que, el 22 de octubre de 2011, secuestró en Tinduf a los cooperantes españoles Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons, que, junto a una italiana, también capturada, fueron liberados en julio del año siguiente, tras el pago, según todos los indicios, de un rescate y la puesta en libertad de un yihadista, que se encontraba preso en Mauritania.

Durante algún tiempo, Sharaoui combatió junto Mokhtar Belmokhtar Fue en 2015, cuando, fascinado por la creación un año antes del Estado Islámico y sus victorias en Siria e Irak, fundó Estado Islámico en el Gran Sahara (EIGS) y juró lealtad al entonces “califa” Abu Bakr al-Baghdadi.