Encalla la negociación para renovar el CGPJ

Diferencias entre PP y PSOE. La apertura del año judicial, fijada para el 7 de septiembre, podría retrasarse si hay visos de acuerdo

Carlos Lemes, presidente del CGPJ, ha pedido en hasta cuatro ocasiones la renovación
Carlos Lemes, presidente del CGPJ, ha pedido en hasta cuatro ocasiones la renovaciónCipriano PastranoLa Razón

El Gobierno tenía la esperanza de que la renovación del Consejo General del Poder Judicial, que lleva en funciones desde diciembre de 2018, se pudiese llevar a cabo antes de que tenga lugar la apertura del nuevo año judicial, que tendrá lugar el próximo 7 de septiembre en un acto que presidirá Felipe VI en el Tribunal Supremo. Ése era el objetivo que se había marcado el Ejecutivo en las reuniones mantenidas por altos cargos del mismo con los representantes del Partido Popular.

Sin embargo, estas negociaciones se han paralizado en las últimas semanas y, según señalaron a LA RAZÓN fuentes conocedoras de las mimas, ahora mismo es «muy difícil, prácticamente casi imposible» que se pueda llegar a un acuerdo para desbloquear la situación y posibilitar la renovación del órgano del Gobierno de los jueces y magistrados antes de la fecha prevista en estos momentos para la apertura del curso judicial.

Dos son los factores que han «enfriado» estas negociaciones. En primer lugar, todo lo relacionado con la pandemia del coronavirus y los rebrotes que se producen prácticamente en toda España; circunstancia que ha derivado que los partidos hayan priorizado la lucha contra la Covid-19 y dejado al margen otras cuestiones. Pero también los continuos ataques por parte de Podemos a la Monarquía también han contribuido a «ralentizar» esa negociación –también está pendiente la renovación de cuatro magistrados del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo y RTVE–.

Todas las partes, PSOE-Gobierno, PP y el propio CGPJ vienen a coincidir que los trámites previos que se requieren para renovar el Consejo hacen prácticamente inviable que la toma de posesión se pudiese llevar a cabo antes del 7 de septiembre. Y ello, porque previamente los candidatos por el turno de juristas deberán comparecen ante las respectivas comisiones de Justicia de las dos cámaras, pese a que algunos de ellos ya lo realizaran en el intento fallido de 2018. En cambio, una vez cumplimentadas estas comparecencias, se propondrían las propuestas de los cuatro vocales titulares y tres suplentes por cada una de las cámaras.

En todo caso, sí existe la confianza de que «salvo que hubiere una catástrofe, todo apunta a que puede haber acuerdo de renovación en el mes de septiembre», por lo que lo razonable sería «que la apertura del año judicial se aplazara» unas semanas para que en el mismo ya estuviera presente la nueva configuración del Consejo, señalaron al respecto las fuentes consultadas. «No pasaría nada por retrasar ese acto», incidieron al respecto, y más cuando muchos se han tenido que retrasar por la pandemia.

Sobre esta cuestión, el CGPJ no tiene a día de hoy ninguna noticia de que se pueda retrasar la apertura del año judicial, aunque sí es consciente de que «es muy complicado que pueda haber renovación antes» del solemne acto.

La propuesta del PP de contar con 10 vocales no ha sido contestada todavía desde las filas socialistas, pero no es fácil que sea aceptada porque el PSOE tendría que «ceder» algunos de sus candidatos en favor de Podemos y está por ver si también uno por el PNV; pero, además, en el PP no se está tampoco por apoyar ahora a candidatos de Podemos cuando está cuestionando de forma continua la Monarquía.

En todo caso, la realidad es que el calendario avanza y no hay previstas reuniones en los próximos días para intentar llegar al acuerdo que desbloquee la renovación del Consejo. Pero, como se sostiene desde los ámbitos de negociación, «tampoco hay obstáculos infranqueables que impidan un acuerdo en breve si nos sentamos».

De esta forma, las opciones para que los nuevos integrantes del CGPJ pudiesen estar presentes en la apertura del año judicial se reducen a dos: negociación exprés que conduzca a un acuerdo o aplazamiento de la fecha prevista del 7 de septiembre.

Para que se produjese la primera de esas opciones, las designaciones de los nuevos vocales deberían realizarse entre el 24 y 25 de agosto, para su publicación en el BOE al día siguiente, al igual que la jura o promesa de sus cargos ante el Rey en Zarzuela. El primer Pleno del nuevo Consejo se tendría que celebrar el jueves 27 o viernes 28, que presidiría el vocal de más edad.

Desde ese día debe transcurrir una semana para el pleno donde se designe al nuevo presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo. Con ese calendario la fecha tope sería el jueves 3 de septiembre para que el electo pueda jurar su cargo el día siguiente y acudir a la apertura del año judicial tres días después.