Iglesias se abre ya a negociar con Cs los Presupuestos

El presidente y el vicepresidente comieron ayer para rebajar tensiones Podemos quiere atar un borrador previo con el PSOE

Ante la posibilidad de que Moncloa inicie una negociación con Ciudadanos sobre los Presupuestos Generales del Estado sin que Unidas Podemos esté presente, el vicepresidente Pablo Iglesias ha reconducido su estrategia, ha minado sus líneas rojas y se abre ya a hablar con el partido liberal, pero siempre que, primero en el seno de la coalición se haya pactado el borrador inicial, según confirman fuentes cercanas a la vicepresidencia de Derechos Sociales.

El retroceso de la postura de Unidas Podemos llega en un momento clave, a dos días de que el presidente del Ejecutivo comience su ronda de contactos con Partido Popular y Ciudadanos, y tras una semana de continuas tensiones dentro del Gobierno, después del órdago de Unidas Podemos al PSOE sobre el rechazo frontal de éstos a firmar las cuentas públicas con el partido de Inés Arrimadas. Precisamente ayer, el presidente del Gobierno presionó públicamente a su socio de Ejecutivo asegurando que todos los partidos debían «arrimar» el hombro para sacar adelante la que es la norma más importante del Gobierno, un claro aviso destinado a que los morados replegasen sus líneas rojas.

Fue el propio vicepresidente quien la semana pasada comunicó al presidente su veto a la formación naranja para abordar la negociación. Sin embargo, en los últimos días Pedro Sánchez ha logrado que los morados cambien de criterio con un discurso firme y continuo durante toda la semana, que ha sido respaldado por varios ministros en Moncloa. De hecho, ayer, los también líderes del PSOE y de Unidas Podemos mantuvieron una comida –formato que ambos repiten de manera habitual casi todas las semanas– una cita en la que ambos rebajaron la tensión suscitada por el desencuentro ante los PGE y que sirvió para sentar las bases de la negociación a la que el líder del Ejecutivo dedicará todos sus esfuerzos con las reuniones que mantendrá con el resto de fuerzas del Congreso.

Si bien es cierto que desde la vicepresidencia de Pablo Iglesias recelan de conseguir unos «presupuestos sociales» con el apoyo de Ciudadanos, ahora se abren a negociar el texto de los Presupuestos, siempre que primero se hayan marcado desde Moncloa y con su visto bueno las principales medidas. De hecho, en el seno del Gobierno ya han comenzado a negociar en este sentido, pues Sánchez ya ha ordenado a todos sus ministros que elaboren su borrador para negociarlo previamente con el ministerio de Hacienda, antes de que sea avalado por el Consejo de Ministros. Hasta ministros morados como la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, o el de Consumo, Alberto Garzón, habían defendido en las últimas semanas la necesidad de no cerrar la puerta a nadie en la negociación. «No se puede excluir a nadie, y menos en pandemia. Estamos en plena crisis económica y social», aseguró en una entrevista la ministra gallega.

Un cambio por parte de Iglesias que también llega después de que ERC de por hecho que no apoyará el proyecto del Gobierno. Desde la cuota morada insistían en las últimas semanas en hablar primero con los republicanos, pero ahora asumen que esta cuestión no podrá abordarse, por lo menos hasta que no se celebren las elecciones autonómicas en Cataluña.