Podemos se ve blindado ante una remodelación en el Gobierno y deja caer a Castells

Niegan que ante futuros cambios pierdan peso en Moncloa. Se aferran al pacto de coalición. «Se deben mantener el número de áreas gestionadas por el PSOE y por Unidas Podemos»

Los primeros seis meses del Gobierno de coalición han supuesto un examen constante al funcionamiento de la misma. Todos y cada uno de sus ministros han desarrollado sus funciones bajo la lupa de Moncloa que o bien oficialmente o en privado no ha evitado trasladar sus opiniones a favor o en contra especialmente del ala minoritaria que habita en el Consejo de Ministros.

La cuota morada en el Gobierno alberga ya una incipiente lista de discrepancias con ministros socialistas; Nadia Calviño, Carmen Calvo, María Jesús Montero, Juan Carlos Campo o Isabel Celaá. Una cuestión objetiva que a algunos círculos cercanos a Moncloa les lleva a especular que la posible remodelación del Ejecutivo en la que el presidente del Gobierno trabaja podría estar centrada en dos direcciones; hacer adelgazar la estructura administrativa de su gabinete –cuenta con 22 ministerios; uno de los más amplios dentro de la UE y el más numeroso de la Democracia– y reducir el peso de la cuota morada en el Gobierno. El primero de los escenarios es una de las reclamaciones que ha enarbolado la oposición en el Congreso ante el «excesivo gasto» para las arcas públicas, al haber desgranado ministerios en dos o tres áreas que hasta ahora se gestionaban en solo un departamento.

Sin embargo, desde Podemos niegan rotundamente esta segunda posibilidad. Si bien creen que la decisión final se encuentra tan solo en las manos del presidente del Gobierno, se sienten blindados dentro de Moncloa y creen que el resultado del análisis de Pedro Sánchez sobre el funcionamiento de los ministerios que dependen de Pablo Iglesias es satisfactorio. De hecho, se amparan en las palabras del propio líder del Ejecutivo el pasado martes en rueda de prensa cuando aseguraba tener una valoración positiva de todos sus ministros. Los morados creen que el papel de Iglesias en su vicepresidencia, así como el de la gallega Yolanda Díaz al frente de la cartera de Trabajo, el de Irene Montero en Igualdad y el de Alberto Garzón en el ministerio de Consumo no peligran en absoluto. Nadie les ha notificado opiniones que les haga pensar que en una remodelación inmediata puedan entrar en la lista de ministros dudosos y de hecho, puntualizan, se encuentran ya inmersos en la negociación de futuras medidas para ampliar el escudo social de medidas contra la Covid. Aún así, el entorno cercano a Unidas Podemos sí que contempla la posibilidad de que el presidente del Gobierno pueda estar pensando en la sustitución del ministro de Universidades, Manuel Castells. Una opción que cobra cada vez más sentido dentro de Moncloa ante su inexplicable desaparición durante la pandemia del coronavirus y más ahora ante la operación vuelta a las aulas, donde hasta el día de hoy no ha mostrado un plan para el retorno de los universitarios. Coincide además con las peticiones de partidos como el Partido Popular que cercan al ministro por su falta de preocupación ante la crisis en Educación.

A pesar de que se cumpliera este escenario, los morados rechazan en términos absolutos la perdida de peso, pues, se agarran al protocolo de funcionamiento firmado con el grupo socialista en el Congreso. En él queda sellada la promesa de que en el caso de reestructuración de la coalición durante la Legislatura, el Gobierno mantendrá el número de áreas gestionadas por el PSOE y por Unidas Podemos, así como el peso relativo en el conjunto del Gobierno «en los términos acordados al inicio de la coalición». Este es el mantra que rige en la sede de Unidas Podemos, ante posibles cambios, un «seguro de vida» que les garantiza que si el ministro de Universidades fuese cesado de sus funciones, otro dirigente afín a los morados ocuparía un puesto en Moncloa.

Castells reaparece ahora para organizar el curso universitario

Tras meses desaparecidos, y ante las continuas críticas por parte de la oposición –que pide su comparecencia pública– el ministro de Universidades, Manuel Castells, reaparecerá hoy para reunirse con las comunidades autónomas. Hará lo propio el jueves 3 de septiembre con los rectores universitarios, para abordar el nuevo curso 2020-2021.
El departamento de Universidades se ha defendido de las críticas asegurando que el mes de junio ya se publicó el documento marco de recomendaciones sanitarias y educativas, con el que han estado trabajando durante el período estival.