Los presos también vuelven a clase

El curso pasado se matricularon 18.000 internos en los distintos niveles educativos

La Dirección General de Ejecución Penal y Reinserción Social de Instituciones Penitenciarias (IIPP) ha remitido esta mañana un escrito a todos los centros penitenciarios dependientes de la Administración General del Estado para la planificación de la reapertura de las aulas para el curso 2020/2021.

El objetivo, según fuentes penitenciarias, es priorizar el regreso presencial a las aulas para lo que se trabajará en estrecha colaboración con los equipos docentes y siempre conforme a lo dispuesto por la autoridad educativa competente. Con carácter general, cada centro designará a un trabajador o trabajadora que velará por el cumplimiento de las siguientes medidas adoptadas:

- La habilitación de nuevos espacios para disminuir la ratio de estudiantes por aula y respetar los aforos máximos que fije cada comunidad autónoma. Estos espacios contarán con todos los medios higiénicos apropiados para la desinfección de manos.

- Se procurará que las actividades educativas se realicen con grupos de internos o internas que convivan en el mismo módulo; la salida y regreso al mismo desde los espacios educativos se realizará de forma escalonada y evitando contacto con internos e internas de otros módulos.

- Será obligatorio el uso de la mascarilla durante la actividad educativa, tanto para los alumnos como para el personal docente. Todo el material que se entregue a internos e internas será de uso exclusivamente individual.

- Los espacios educativos serán ventilados al menos dos veces durante el desarrollo de las clases y se procederá a su limpieza y desinfección cada vez que finalice la actividad formativa.

- No podrán acceder a la actividad educativa aquellos alumnos que se encuentren en cuarentena o que presenten síntomas compatibles con Covid-19. Tampoco los casos positivos o que se encuentren en investigación.

Durante el curso pasado, los 71 centros penitenciarios de la Administración Central contaban con cerca de 18.000 alumnos matriculados en todos los niveles educativos: desde las enseñanzas escolares -presentes en la práctica totalidad de los centros- hasta la enseñanza universitaria, que depende de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y que se imparte en 30 prisiones- pasando por la Formación Profesional Básica, ciclos formativos de Grado Medio, idiomas, Aula Mentor o el preacceso a la UNED.