Cuando Podemos y Sánchez renegaban de privatizar Bankia

El Presidente asumió en el Congreso Federal del PSOE la creación de una banca pública y los morados incluyeron esta propuesta desde que llegaron a la Política

La noticia financiera de la mañana es que dos grandes de la banca española, Caixabank y Bankia, ultiman su fusión. Es cuanto menos llamativo que esta concentración de entidades se materialice mientras el Ejecutivo lo dirigen el gobierno socialista de Pedro Sánchez y el de Pablo Iglesias, dos firmes defensores de la banca pública antaño.

Corría el año 2017, cuando un exultante Sánchez presentaba en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el documento de su candidatura para las primarias socialistas. Arropado por los diputados socialistas que votaron “no” a Mariano Rajoy en su investidura de 2016 presentó un documento con el que asaltar de nuevo la Ejecutiva socialista. Entre las medidas estrella del socialista estaba la creación de un sector de banca pública y otro de banca cooperativa y social como medidas para combatir la concentración bancaria y garantizar el crédito en la economía.

Llegó el mes de mayo y Sánchez le ganó las primarias a Susana Díaz y se erigió como nuevo secretario general de los socialistas. Ya en agosto durante el 39º Congreso federal, el nuevo PSOE presentó su hoja de ruta bajo el documento “Somos la izquierda” en el que, como ya había anunciado, incluía entre sus medidas la instauración de una banca pública.

También su socio de coalición, Pablo Iglesias, desde sus orígenes ha incluido la creación de una banca pública en su programa económico. Crear “una o varias” bancas del Estado estaba incluido en el primero de los programas económicos, Un programa económico para la gente, que presentaron los morados en 2014 cuando se presentaron por primera vez a unas elecciones.

No hace tanto tiempo, en 2018, Iglesias buscó retratar a Sánchez en el Congreso de los Diputados al presentar una proposición no de ley para impulsar la creación una banca pública a partir de Bankia y su fusión con el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Durante ese debate, que se produjo en medio de la negociación entre ambas formaciones para lograr un acuerdo investidura, Iglesias le recordó a Sánchez el compromiso que asumió en el Congreso Federal del PSOE en el que fue elegido líder.

Dos años después, un Ejecutivo en el que está Podemos está a punto de ver cómo la fusión de un banco público en parte de otro privado. Tras fotografiarse esta semana con las élites del Ibex, Iglesias deja caer otra de las banderas que agitó tras el 15 M a cambio de permanecer en una de las sillas del Consejo de Ministros.