Sánchez desprecia a Arrimadas ante ERC: “No se ha movido de la foto de Colón”

El presidente pide al PP que “arrime el hombro” para aprobar unos Presupuestos que permitan vehicular los fondos europeos contra la Covid-19

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sigue ahondando en su acercamiento a los partidos catalanes para atraerles a la negociación presupuestaria, aunque esto suponga tensionar sobremanera su relación con Ciudadanos. Si este lunes reactivaba el diálogo con la Generalitat, descolgando el teléfono para hablar con Quim Torra y fijar una nueva reunión de la mesa de diálogo con Cataluña, o recuperaba su compromiso de revisar a la baja los delitos de sedición y rebelión en una futura reforma del Código Penal, hoy ha optado por despreciar a la formación de Inés Arrimadas, en su presencia, en una respuesta a Gabriel Rufián en la sesión de control al Gobierno.

El portavoz de ERC volvía a emplazar al Ejecutivo a elegir con quién quiere sacar adelante las cuentas y alertaba a Unidas Podemos de que la “operación de revivir a un partido de derecha” como Ciudadanos, dándole la llave de los Presupuestos, les daría alas para poder “escoger en el futuro” entre naranjas y morados como muleta del Gobierno. Rufián aseguraba que “es falso” que dé igual con quien se saque adelante el proyecto presupuestario, porque no es lo mismo hacerlo con una formación conservadora que con una progresista, aunque independentista. A modo de cierre y casi como un ruego final, el portavoz de ERC pedía a Sánchez: “Aguanten, porque si ustedes aguantan, nosotros también aguantaremos”.

Lejos de seguir haciendo equilibrios entre los dos eventuales socios (republicanos y naranjas), Sánchez ha emitido un contundente juicio, asegurando que “Ciudadanos no se ha movido de la foto de Colón". "Ya ha elegido”, ha sentenciado, recordando que sustentan los gobiernos autonómicos de la Comunidad de Madrid, Andalucía o Murcia, gracias al apoyo de Vox. La cara de Arrimadas, aunque tapada con mascarilla, era todo un poema e incluso miraba a sus compañeros de bancada con una expresión de incomprensión total. Los naranjas avanzan con discreción en el acercamiento al Gobierno para avalar los futuros Presupuestos y también emplazan al Ejecutivo a que elija entre ellos y los independentistas, con quienes se reconocen incompatibles.

Sánchez no ha ahorrado en llamamientos a los partidos para aprobar los que denomina “Presupuestos de país”. Lo ha hecho también en su cara a cara con Pablo Casado, a quien anima insistentemente a “arrimar el hombro” para que en estas cuentas se puedan vehicular los fondos europeos para paliar el impacto de la Covid-19. El presidente le ha pedido al líder de la oposición que destierre ese “no absoluto” en el que se ha instalado, que rectifique y que deje de bloquear la renovación de los órganos constitucionales como el Consejo General del Poder Judicial, el Defensor del Pueblo o la dirección de la Corporación de RTVE. “Ustedes no cumplen la Constitución”, ha criticado Sánchez por su negativa a promover los cambios.

Por su parte, Casado le ha afeado que filtrara el mensaje de “whatsapp” en el que accedía a negociar estas renovaciones y le ha recordado que llevan “seis meses tendiéndole la mano”. Una actitud que no tiene que ver con la “rendición incondicional” que les exigen desde el Gobierno, que les “tendrá enfrente” cuando se quiera perjudicar a los españoles