El presidente de Ausbanc pide que el ex número dos de Interior declare sobre los encargos del BBVA a Villarejo

Pineda reclama al juez que Francisco Martínez explique si conocía el supuesto espionaje del ex comisario sobre él por orden de la entidad bancaria

El presidente de Ausbanc, Luis Pineda, ha pedido al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón que cite en calidad de testigo al ex secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior Francisco Martínez para que explique si conocía la supuesta operación parapolicial para espiarle que habría encargado el BBVA bajo la presidencia de Francisco González.

El que fuera número dos del ministro Jorge Fernández Díaz en Interior está imputado la pieza del “caso Villarejo” en la que se investiga otra presunta operación de espionaje en la que participó el ex mando policial para sustraer a Luis Bárcenas documentación comprometedora para el PP en relación a la “caja B” de la formación liderada en esas fechas por Mariano Rajoy.

En un escrito remitido al magistrado, el abogado de Pineda, Miguel Durán, solicita además que inste al Gobierno a aclarar si existen “actividades reservadas o materias clasificadas” sobre Ausbanc en relación a su batalla judicial en contra de las cláusulas suelo, que tumbó el Tribunal Supremo en 2013 tres años antes de que el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea refrendara ese fallo. Y en ese caso, añade, reclama que se otorgue a Martínez “la más amplia dispensa para responder sobre cualquier pregunta que se le pudiera formular” al respecto. Pineda alude además a la reciente petición realizada por el propio ex número dos de Interior para que el Consejo de Ministros le autorice a declarar en sede judicial sobre la llamada “operación Kitchen”.

El presidente de Ausbanc -que está siendo juzgado por una supuesta trama para extorsionar a entidades bancarias por la que se enfrenta a una petición fiscal de 118 años de prisión- relaciona una serie de comidas entre la cúpula policial y altos cargos del BBVA entre abril de 2014 y enero de 2015 en las que, según viene denunciando, se habría gestado esa presunta operación contra la entidad de defensa de los consumidores por su beligerencia contra las cláusulas suelo en los tribunales.

Así, en el escrito mantiene que “mucho antes de la espuria denuncia anónima” que puso en marcha la investigación judicial contra Ausbanc y que le llevó a él mismo a prisión, “existe una operación solicitada por el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria” a la “cúpula policial que desarrolló una investigación parapolicial previa” con el objetivo de “destruir Ausbanc y a su presidente”. Una investigación que, asegura, “se desarrolló como mínimo y fuera de toda duda desde 2013”.

La defensa de Pineda sustenta su decisión en que esas comidas (a la última de las cuales habrían asistido el entonces director de la Policía Ignacio Cosidó y el presidente del BBVA Francisco González) fueron “necesariamente conocidas por los más altos cargos del Ministerio del Interior”.

Para el presidente de Ausbanc, la presencia de González y Cosidó en esa reunión de enero de 2015 que considera definitiva para que esa presunta operación parapolicial se llevara a cabo “es más que indiciario del conocimiento y apoyo a niveles superiores de esa propia cúpula ejecutiva policial donde estaría incardinado” Francisco Martínez.

Y es que según Pineda, que ejerce la acusación particular, en calidad de perjudicado, en este pieza 9 del “caso Villarejo”, considera que los investigados, “con el sr. González al frente, de forma pausada, pero firme, continuada y gastando ingentes cantidades de dinero” pretendieron crear una “cuestión de Estado” con el objeto de “amparar sus ilegales cobros por la ilegal cláusula suelo”.