El etarra Iñaki Bilbao inicia una huelga de hambre tras resistirse a una prueba de ADN por orden judicial

Perteneciente al “sector duro” de la banda, acumula sentencias por amenazar al juez Guevarra con “arrancarle la piel a tiras” o a Garzón a quien le auguró que acabaría como Carrero Blanco

El preso de ETA Iñaki Bilbao Goikoetxea ha iniciado una huelga de hambre como respuesta a una diligencia policial, a la que se resistió mostrando violencia y profiriendo insultos, consistente en tomarle una muestra de ADN por orden de la Audiencia Nacional, según han informado a Ep fuentes conocedoras de la actuación en la prisión de Puerto III.

Iñaki Bilbao, “Txikito”, es un preso de ETA del conocido como “sector duro” y cuenta con un historial de incidentes penitenciarios, huelgas de hambre y amenazas directas contra jueces. El último de estos incidentes se registró el pasado martes, 8 de septiembre, día que inició una huelga de hambre en rechazo a unas diligencias policiales en la cárcel del Puerto de Santa María (Cádiz).

El preso de ETA se encuentra desde entonces bajo control sanitario por los servicios de los que dispone el centro penitenciario gaditano. Su respuesta cuando supo que se le iba a extraer una muestra de ADN fue violenta e incluyó reiterados insultos a los funcionarios policiales y de prisiones, según han señalado las citadas fuentes, que desligan la huelga de hambre de otras reivindicaciones del colectivo de presos de ETA.

Amenazas a los jueces

Iñaki Bilbao ha protagonizado otras huelgas de hambre, la última en 2017 cuando estuvo varios días sin ingerir alimentos ni beber. El terrorista fue condenado a 45 años por el asesinato en marzo de 2002 del concejal socialista de Orio (Guipúzcoa) Juan Priede Pérez. Acumula otras tantas sentencias por las amenazas de muerte como las que protagonizó contra el magistrado Alfonso Guevara, al que dijo que le iba a “arrancar la piel a tiras” y “meter siete tiros”, Baltasar Garzón, al que le auguró que acabaría como Carrero Blanco. También amenazó al juez Fernando Andreu cuando le interrogaba sobre una carta en la que animaba a la lucha armada, con las palabras: “Usted es el diablo del País Vasco y si le pillo le voy a matar”.