Impresionante gesto de un agente de Tráfico de la Guardia Civil con un mendigo

Tras interceptarle en una carretera de Murcia, le compró alimentos en un supermercado

“Tenemos demasiados pobres en España y nadie se ocupa de ellos. Se me ha partido el alma”. Una pareja de guardias de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Murcia acudieron a una carretera cercana a Cartagena tras recibir un aviso de que por la calzada iba una persona con un carrito de la compra, con el consiguiente peligro para la circulación.

Tras interceptarle y comprobar que no tenía nada, incluso estaba desorientado, uno de los agentes se desplazó hasta un supermercado cercano y le compró una serie de alimentos básicos, zumo de naranja, latas de pescado, embutidos...etcétera.

Mientras se los entregaba, apareció la factura de la compra, el agente la cogió y dijo: “ésta me la quedo yo” y se la metió en el bolsillo.

Después, le indicaron por dónde debía circular y se despidieron de él con un “adiós amigo”. El agente comentó, como se aprecia en el vídeo que publica LA RAZÓN, que “ha sido mi servicio de hoy y me he quedado en la gloria”. El carácter benemérito de la Guardia Civil puesto, una vez más, al servicio de los españoles.