Rodrigo Lanza, condenado a 20 años de cárcel por el “crimen de los tirantes”

El tribunal ha aplicado alevosía y delito de odio. El hermano de la víctima, aliviado: “A Víctor no me lo devuelven pero él no saldrá a la calle en unos años”

El crimen de Víctor Laínez fue por la espalda y motivado por el odio al considerar el agresor a su víctima de una ideología antagónica. Así lo consideró la semana pasada el jurado popular en la Audiencia de Zaragoza y así lo ha reflejado el tribunal en su sentencia. Tras esa primera sentencia dictada en noviembre, de 5 años por homicidio imprudente, el TSJ de Aragón ordenó repetir el juicio por no motivar bien este jurado respuestas del veredicto. Ahora, sí han considerado que Rodrigo Lanza atacó por la espalda (alevosía) y por motivo ideológico (por llevar los tirantes con la bandera de España) y la magistrada presidente del tribunal popular, María José Gil Corredera, ha dictado para el “antisitema” 20 años de prisión y una indemnización de 200.000 euros a la familia. Los miembros del jurado popular, que contó con ocho votos a favor y uno en contra de la condena, contestaron a las 45 preguntas formuladas por la magistrada.

“No queremos nazis en el barrio”

Así, se considera probado que víctima y agresor se encontraron la noche del 8 de diciembre en el pub “El Tocadiscos” de Zaragoza. En un momento dado, Lanza se habría acercado a Laínez, que tomaba una cerveza en la barra y llevaba unos tirantes de la bandera de España, y le dijo: “No queremos nazis en el barrio”, en referencia a los tirantes. Lanza asegura que Laínez le contestó algo de “sudaca”, en referencia a su origen chileno, pero no se ha podido demostrar. Como tampoco que, una vez fuera, la víctima portara ninguna navaja. Sí ha quedado acreditado que él atacó a Laínez cuando éste estaba de espaldas con un objeto romo, que no ha quedado acreditado si era el sillín de la bici. Además, según varios testigos, una vez que la víctima estaba en el suelo, Lanza le dio un “patadón” final.

“Mi hermano no sale del agujero”

El hermano del fallecido, Javier Laínez asegura que están aliviados por la condena. “A mi hermano ya no lo sacan del agujero pero este tipo al menos se queda unos años en la cárcel. Es peligroso. Veremos cuándo salga qué pasa”, ha explicado a LA RAZÓN. “Este jurado al menos ha escuchado a los peritos neutrales y a los testigos que no nos conocían de nada y que han explicado lo que vieron”. La acusación particular ha sido ejercida en esta ocasión por Enrique Trebolle, reputado penalista que ha representado, entre otros, a la familia del alcalde Miguel Grima, asesinado en Fago (Huesca) en una emboscada o al torero Ortega Cano.

El abogado de Rodrigo Lanza, Endika Zulueta ha anunciado que recurrirá la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, pero de momento su cliente, que ya fue condenado por dejar tetrapléjico a un policía de Barcelona, volverá a prisión.