Un etarra en huelga de hambre dice que no come hasta conseguir el socialismo y la independencia

La disidencia de la banda reivindica las “ejecuciones” (asesinatos) que han cometido

La huelga de hambre que supuestamente mantiene el etarra Iñaki Bilbao Goikoechea, “Txikito”, es para conseguir la “independencia y el socialismo”. Desde la disidencia de la banda han reaccionado contra quienes atribuyen la protesta a una negativa a realizarse unas pruebas de ADN, que probablemente estará en el origen de lo que sucede, dada la personalidad del terrorista que ha protagonizado sonoros “espectáculos” en la Audiencia Nacional, con amenazas de muerte a jueces.

“Txikito pone encima de la mesa una cuestión por la que, en Euskal Herria y por su pueblo trabajador, varias generaciones han ejecutado y muerto. Txikito lleva 36 años en manos de los carceleros del sistema (en este caso) español que nos oprime y ocupa. Esta lucha por la liberación del pueblo trabajador no es una cuestión nacionalista, ni sectaria, vasquista, ni del llamado “ciclo pasado” como algunos colectivos de derecha e izquierda (sean vascos o no) nos quieren hacer ver”, dice uno de los dirigentes de la disidencia etarra, Jon Yurrebaso.

“Txikito lucha por el ser humano y, en concreto, lucha por las que venden su fuerza de trabajo en Euskal Herria. No hay más lecturas al respecto salvo las que hagan los dos sistemas (francés y español) que nos oprimen y explotan. Txikito lucha por la Revolución Socialista Vasca”. Entre los seres humanos no están las víctimas que causaron, según se desprende del texto.

“Txikito es un preso político vasco que lucha por la emancipación del pueblo trabajador vasco con su clase obrera al frente y como tal militante tiene el derecho a la lucha. También merece el respeto y el apoyo (cada cual dentro de sus posibilidades) de todos los que pensamos que los que vendemos nuestra fuerza de trabajo debemos ser los únicos actores que decidamos nuestro presente y nuestro futuro. Por una Euskal Herria, Independiente, Socialista, Unificada, Antipatriarcal y Euskaldun”, concluye.