El magistrado del TC Valdés y su esposa niegan en el Supremo que hubiese agresión alguna

El instructor interrogó también a los testigos que avisaron a la Guardia Civil, quienes se ratificaron en sus versiones

El magistrado del Tribunal Constitucional (TC) Fernando Valdés y su esposa han negado este jueves de forma “categórica” en el Tribunal Supremo que el incidente que motivó la detención del miembro del tribunal de garantías el pasado mes de agosto pueda enmarcarse en una agresión , si bien han reconocido que hubo discusión de pareja que pudo ser “sacada de contexto” por las personas que la escucharon desde la calle y alertaron a las autoridades. Valdés se encuentra en estos momentos de baja médica, por lo que no participa en ninguna de las deliberaciones del Alto Tribunal. Se da la circunstancia de que este jueves cumplen 52 años de casados. La pareja abandonó el tribunal en un coche que les recogió en la puerta.

Por su parte, informa Ep, los testigos del presunto delito de maltrato que se investiga se han ratificado en sus declaraciones anteriores, relatando al instructor del Supremo, el magistrado Andrés Martínez Arrieta, las palabras que escucharon y el estado de Valdés cuando les abrió la puerta cuando llamaron a su domicilio pidiendo explicaciones.

Además de Valdés, su esposa y los dos jóvenes que presenciaron el incidente y alertaron a las autoridades, también ha comparecido este jueves en el Supremo el médico del SUMMA que acudió al lugar, y cuatro guardias civiles y cuatro policías locales destinados en Majadahonda (Madrid), donde se encuentra el domicilio del letrado. Por parte de la Fiscalía ha estado presente María Ángeles Gullón.

Con estas diligencias el magistrado podría determinar ya si existen motivos de indicios de delito para continuar adelante con el procedimiento o, por el contrario, archivarlo; aunque también podía acordar la práctica de alguna otras diligencias, como la citación de un médico forense para que determine si la medicación que debe tomar por su estado de salud pudieron afectarle. Esta diligencia fue solicitad por la Fiscalía cuando informó a favor de que el Tribunal Supremo investigase los hechos para determinar si los hechos pudieran ser constitutivos de un delito de maltrato en el ámbito familiar. La Sala, sin embargo, no admitió esa petición y lo dejo todo a la libertad de actuación del instructor