Duro cruce de palabras entre Iglesias y Monasterio a cuenta del Che Guevara

La dirigente de Vox acusa al líder de Podemos de “defender a un asesino” y el líder de Podemos ataca a la familia de su “rival” por su pasado en Cuba

“Hace 53 años Ernesto Guevara, el Che, fue asesinado en Bolivia. Si su figura sigue despertando el odio de la derecha reaccionaria, es por lo que representa su ejemplo para la historia de la liberación de los pueblos y la justicia social. Hasta siempre comandante”. Con la que está cayendo en Madrid, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, amanecía en redes sociales con un tuit homenaje al Che Guevara.

Ni una sola alusión al estado de alarma decretado por el Gobierno del que forma parte, a los problemas de la Comunidad de Madrid o a sus problemas judiciales por el caso Dina... lo importante hoy era el Che Guevara.

Y muchos son los que han querido responde a las palabras del líder de Podemos. Pero ha sido una de ellas la que ha marcado la diferencia. Se trata ni más ni menos que la dirigente de VOX Rocío Monasterio. Y se ha mostrado muy crítica y tajante con Pablo Iglesias. Primero le ha recordado que hace 61 años, el Che Guevara participó en los fusilamientos de cubanos en La Cabaña porque discrepaba con ellos en las ideas políticas. Señala, además, que el Che lo justificó como “un acto legítimo de justicia revolucionaria”. Pero el golpe de efecto venía un poco después, cuando Monasterio dejaba patente su malestar: " Hace 1 h hemos constatado cómo un Vicepresidente del gobierno defiende a un asesino".

Un cruce de palabras que no tuvo su pungo final aquí, ya que Pablo Iglesias no ha quiso dejar la “conversación” a medias. “Su familia se hizo rica en Cuba con industrias azucareras que explotaban salvajemente a sus trabajadores, reprimiéndolos cuando hacían huelga, gracias a las dictaduras asesinas de Machado y Batista. La revolución hizo justicia. Es lógico que usted odie al Che. Saludos”. Estas fueron las palabras que el líder de Podemos utilizó para darle “jaque” a Monasterio y cerrar el asunto (de momento).

Pero como era de esperar, no fue una charla a dos. Mientras ellos se tiraban sus “pullitas”, el resto de usuarios comentaban la jugada y debatían quién tenía razón o qué les paraceían sus comentarios.