El Gobierno decreta el estado de alarma en Madrid: “Ayuso ha decidido no hacer nada”

En Moncloa aseguran que su “paciencia tiene un límite” y acusan a la presidenta madrileña de haber forzado la excepcionalidad: “Estamos donde estamos, porque algunos han querido llegar hasta aquí”

“La paciencia tiene un límite”. Así de claro se ha mostrado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, antes de anunciar que el Gobierno ha decidido decretar el estado de alarma en la Comunidad Madrid para “tener una cobertura jurídica inmediata” en la aplicación de las restricciones de movilidad en la región. El Consejo de Ministros que lo ha aprobado se ha reunido esta mañana, después de que se haya agotado el margen de tiempo que se había dado a Isabel Díaz Ayuso para que sea su ejecutivo el que tome las riendas de la situación. Se le advirtió de que, en caso de no hacerlo con la contundencia que demanda la situación epidemiológica, sería el Gobierno quien actuase y así será.

“La presidenta de la Comunidad de Madrid ha decidido no hacer nada”, ha sentenciado Illa. El titular de Sanidad ha planteado la disyuntiva en los siguientes términos: “Podemos cruzarnos de brazos o hacer frente al virus”. En este sentido, el ministro ha defendido que “no podíamos no actuar, porque la situación exigía tomar decisiones”, asegurando que “proteger la salud de los madrileños era indiscutible”. En todo caso, en Moncloa creen que transcurridos los 15 días de este estado de alarma, la situación se podría estabilizar la situación.

Desde el Gobierno se han mostrado muy duros con Isabel Díaz Ayuso, a quien acusan de haber forzado la aplicación del estado de alarma. “Estamos donde estamos porque algunos han querido llegar hasta aquí”, ha resumido, para destacar que “hubiéramos preferido tomar las medidas con acuerdo”. Pedro Sánchez ha llamado esta mañana a la presidenta madrileña para comunicarle la aplicación del estado de alarma en su región, ésta le ha pedido “más tiempo”, pero el jefe del Ejecutivo le respondió que “hay que proteger la salud pública ya”.

En este Consejo de Ministros, que fuentes gubernamentales definen como “de trámite” pero que se ha extendido durante dos horas, el Gobierno se ha limitado a volcar en el decreto de estado de alarma en la Comunidad de Madrid las medidas de confinamiento que tumbó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Lo único que cambiaría sería el instrumento legal por las que se adoptan, es decir, la cobertura jurídica, que es sobre la que mostró su rechazo el citado tribunal. La polémica se ha generado por el tecnicismo legal, pues en Castilla y León, el tribunal homólogo, sí ha validado unas medidas similares. “Las medidas son las mismas que ayer, todo sigue igual pero con otra cobertura jurídica. Nada cambia”, ha reiterado Illa en rueda de prensa. Sin embargo, sí hay una novedad, Alcalá de Henares se cae de la lista de municipios confinados, al haber mejorado sus datos. El Gobierno será el encargado en el futuro de ir actualizando esta lista de zonas restringidas, en caso de que haya que dar entrada o salida a los municipios en función de la evolución de sus cifras epidemiológicas.

Antes de la reunión del Consejo de Ministros ya se advertía desde el Gabinete que “si la Comunidad de Madrid no puede hacerlo, lo haremos nosotros”. Así se manifestaba la vicepresidenta Carmen Calvo, que ha sido quien ha presidido el Consejo de Ministros extraordinario que se ha celebrado en Moncloa. La rueda de prensa posterior al mismo ha corrido a cargo de los ministros de Sanidad, Salvador Illa, e Interior, Fernando Grande-Marlaska, para dar cuenta de los detalles. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido mantener los actos que tenía previstos en Barcelona junto al Rey Felipe VI y por esta razón se ha ausentado de la reunión, aunque ha sido el encargado de comunicarle a Díaz Ayuso la decisión.

En Moncloa han estado toda la mañana a la espera de que desde la Comunidad de Madrid les den una respuesta después de que ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le trasmitiera a Díaz Ayuso tres alternativas. En primer lugar, que la Comunidad de Madrid, como autoridad competente en materia sanitaria, dicte una orden al amparo de lo establecido en el artículo 3 de la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública. Este sería el único escenario que permitiría salvar la excepcionalidad.

En caso contrario, podría ser la CAM la que solicitara la declaración del estado de alarma para que sea el Gobierno de España conjuntamente con la Comunidad de Madrid quien lo declare y ratifique las medidas en cuestión. Y en último lugar y en caso de que se considere que las medidas tomadas por el Gobierno regional son insuficientes, sería el Gobierno de España quien declarase el estado de alarma, sin necesidad de que se formule previamente una solicitud. Finalmente, esto será lo que ocurra.

Sánchez y Ayuso se dieron ayer un “tiempo" para ver por qué opción se decidía la CAM. “Desde ayer por la tarde estuvimos en continua mano tendida para reconducir la situación”, ha revelado Calvo. En Moncloa son muy críticos con la actitud del ejecutivo madrileño, que apuró hasta el último momento para dar una respuesta, distinta a las que Sánchez había propuesto. El Consejo de Ministros previsto para las 12 del mediodía de hoy no estaba formalmente convocado apenas una hora antes, pero varios eran los ministros que se dirigían ya hacia el complejo de la Moncloa para participar en él.

El Consejo de Ministros ha acabado a las 14:00 horas con un único punto en el orden del día: aprobar el estado de alarma en la Comunidad de Madrid. A partir de su publicación inmediata en el BOE, está previsto que se desplieguen amplios controles de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para controlar esa limitación de la movilidad de los madrileños, en vísperas del puente de El Pilar. “Hay que evitar que en este puente se difunda el virus sin control”, ha advertido Illa.