La Policía detiene a un hombre por abusar sexualmente de su nieta de 8 años

La Audiencia Provincial de Pontevedra le había condenado y él estaba fugado en una aldea de Orense

Lo hacía siempre cuando estaban a solas, los fines de semana que él se quedaba a cargo del cuidado de la niña. Se trata de un individuo de 72 años que abusaba sexualmente de su nieta desde que la niña tenía 8 años. Ya fue denunciado y condenado a una pena de prisión por la Audiencia Provincial de Pontevedra pero el tipo había huido. Ahora la Policía Nacional le ha localizado escondido en una aldea de la comarca de Trives (Orense), donde recibía auxilio y soporte logístico por parte de terceras personas, según ha explicado la Dirección General de la Policía en una nota de prensa.

Orden de detención

La investigación comenzó el pasado mes de agosto, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que el fugitivo podría estar ocultándose en alguno de sus lugares de residencia habituales. Por este motivo, realizaron numerosas gestiones policiales en varios puntos de España, si bien no fue localizado en ninguno de ellos. Asimismo, y ante la posibilidad de que pudiera encontrarse huido de la justicia española en Portugal, solicitaron una Orden Europea de Detención y Entrega.

Le sacaban dinero

Con el avance de las pesquisas, los agentes descubrieron que había una tercera persona –autorizada por el fugado- que estaba retirando dinero en efectivo de su cuenta; y que, además, lo hacía físicamente desde una sucursal bancaria situada en una localidad orensana. Esto estaba directamente relacionado con una información conocida meses atrás por investigadores; el fugitivo había añadido un poder a nombre de otro individuo con la finalidad de que éste pudiera disponer, consultar y realizar todo tipo de operaciones desde su cuenta. Asimismo, observaron que a este último le figuraban múltiples reseñas por estafa.

La investigación también puso de manifiesto que una hija de dicho individuo había retirado medicamentos -supuestamente recetados a su padre- en una farmacia de la misma localidad. Sin embargo, los agentes no tardaron en descubrir que dichas recetas estaban siendo tramitadas telemáticamente por un médico que aseguró que, además de no conocer al paciente, se los había prescrito al fugado.

Por estos motivos, y una vez comprobado que este individuo y su entorno estaban ayudando al fugitivo a ocultarse, los agentes rastrearon sus propiedades inmobiliarias. Finalmente, averiguaron que se encontraba refugiado en una zona rural orensana, concretamente en una aldea de la comarca de Trives. Tras realizar un dispositivo de búsqueda, los agentes lo localizaron y, tras comprobar su identidad, lo detuvieron y trasladaron a dependencias policiales a la espera de su ingreso en prisión