Polonia pregunta si Europa castigará a España por la reforma del CGPJ

Critica el sistema que quieren imponer PSOE y Podemos y Varsovia acusa a Bruselas del doble rasero por los cambios

La reforma del sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por parte del Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez comienza a levantar polvareda fuera de nuestras fronteras y amenaza con envenenar el debate europeo sobre el respeto al Estado de Derecho. El Gobierno polaco ha pedido explicaciones a Bruselas a través de Twitter, al considerar que el ejecutivo comunitario está cayendo en un grave agravio comparativo. «Si la Unión Europea sanciona a Polonia por elegir al Poder Judicial por una mayoría de tres quintos del Parlamento, qué hará Bruselas si España nombra al Consejo General del Poder Judicial por la mitad más uno?, se pregunta a través de la red social el viceministro polaco de Asuntos Exteriores, Pawel Jablonski.

En la misma red social, el viceministro recoge la propuesta de esta reforma explicada por el periódico El País y las quejas de la oposición a través de un artículo de el periódico LA RAZÓN titulado «Cuca Gamarra (PP) al Gobierno: Quieren volver a matar a Montesquieu». En él, la portavoz popular acusaba al Gobierno de Pedro Sánchez de saltarse la normativa y de querer hacer una reforma del CGPJ por la vía de urgencia en el Congreso, en vez de por proyecto de Ley formulado por el Consejo de Ministros para evitar pedir los informes no vinculantes al Consejo de Estado, al CGPJ y al Consejo Fiscal, entre otros.

Tanto Hungría como Polonia han sido expedientados por Bruselas por su deriva autoritaria ante los ataques a la independencia del Poder Judicial y de la libertad de prensa, aunque los dos países no comparten el criterio de las instituciones europeas. Además, en plenas negociaciones sobre el plan de reconstrucción económico para luchar contra los estragos del coronavirus, se está debatiendo un mecanismo para ligar la posible congelación de los fondos al incumplimiento del Estado de Derecho. Hungría y Polonia amenazan con vetar este acuerdo y poner en peligro la recuperación económica de los países más castigados como Italia o España. En su primer informe sobre el Estado de Derecho de todos los países europeos publicado a finales de septiembre, el ejecutivo comunitario dejaba a España en buen lugar pero criticaba la falta de renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la relación entre la Fiscalía y el Gobierno, aunque no mencionaba de manera explícita a la ex ministra Dolores Delgado.

La Comisión Europea no se ha pronunciado sobre la reforma anunciada por el Gobierno español sobre el órgano de los jueces, ya que fue anunciada después de la publicación de este informe, pero quizás deba hacerlo con premura si continúan las presiones por parte de los países del Este. Estas quejas por parte de Polonia contrastan con el mensaje difundido por La Moncloa. Fuentes del Gobierno han hecho saber antes de la cumbre que se celebra hoy en la capital comunitaria que nadie en la Unión Europea va a «cuestionar» la reforma del poder judicial español ya que la renovación del CGPJ ha sido una petición por parte del ejecutivo comunitario. Así lo desveló la propia portavoz parlamentaria socialista, Adriana Lastra este martes en el Congreso de los Diputados

Fuentes diplomáticas también encuadran este debate en la esfera nacional y no creen que esta reforma pueda tener consecuencias directas en el desembolso de los fondos europeos, al igual que sí puede suceder en el caso de Varsovia y Budapest si la creación de este mecanismo acaba prosperando. Pero en Polonia no opinan lo mismo. «La Comisión Europea y los alemanes están creando mecanismos para ponernos en primera línea y obligarnos a obedecer, pero el modelo español no les molesta en absoluto», aseguró ayer a través también de su cuenta personal de Twitter el secretario de Estado de Justicia, Sebastian Kaleta.

De momento, Varsovia tiene en su mano bloquear el fondo de reconstrucción europeo y los presupuestos para los próximos siete años ya que la emisión de deuda europea debe ser avalada por todos los Estados miembros. Esto supone que un solo país puede vetar el desembolso. En la capital comunitaria comienza a cundir el pesimismo ante un posible retraso que ponga en jaque la recuperación y hiera de muerte a las economías más golpeadas. Estaba previsto que el dinero comenzara a fluir en la segunda mitad del año que viene.

Desde Europa también han movido sus cartas europarlamentarios como Maite Pagazaurtúndua, (Ciudadanos), que ha pedido a la Comision Europea que se pronuncie sobre la reforma «a la luz de la separación de poderes y la independencia judicial. Es un asunto de extrema gravedad», sentenció ayer en Twitter, donde adjuntó la pregunta a la Comisión apelando al artículo 138 del Reglamento interno. ¿Va a pedir información al Gobierno de España sobre estos cambios en la legislación de la judicatura destinados a facilitar los nombramientos por parte del gobierno que pueden afectar por tanto a la independencia del máximo órgano de gobierno judicial?», se pregunta la eurodiputada.

Utiliza un artículo de LA RAZÓN

El viceministro polaco de Asuntos Exteriores, Pawel Jablonski recoge la propuesta de la reforma del CGPJ, explicada en un artículo de «El País» y hace mención a las quejas de la oposición en el Congreso de los Diputados a través de un artículo publicado en el diario LA RAZÓN, titulado «Cuca Gamarra (PP) al Gobierno: Quieren volver a matar a Montesquieu». Una información en la que se recogían las críticas del PP por querer reformar el órgano sin los informes habituales que se encargan al CGPJ y al Consejo de Estado.