Desmantelada en Barcelona una organización que blanqueaba dinero de ciberdelincuentes

Utilizaron la Ciudad Condal para abrir cuentas bancarias y transferir las ganancias, cifradas en 825.000 euros

Agentes de la Policía Nacional, Mossos d’Esquadra y FBI, en una operación coordinada por EUROPOL, han desarticulado una organización trasnacional dedicada al blanqueo de beneficios procedentes de ciberataques y estafas informáticas. Operaban a nivel mundial, especialmente en Europa y América, y ofrecían sus servicios a grupos criminales informáticos. Se han realizado 40 registros domiciliarios en Letonia, Bulgaria, Reino Unido, Italia y España (2), así como la detención de 19 personas en Estados Unidos, Portugal, Reino Unido y España (4). El entramado en nuestro país se había servido de 106 cuentas bancarias, abiertas con pasaportes falsificados, que recibían grandes cantidades de dinero asociadas a actividades de ciberdelitos desde países como Alemania, Italia o Estados Unidos, y con los que pretendían blanquear más de 825.000 euros.

En España, la investigación policial se inició el mes de marzo de 2019 cuando la Policía Nacional y los Mossos d’Esquadra detectaron una organización criminal internacional altamente estructurada y especializada a monetizar el producto de cibercrímenes cometidos por grupos informáticos a diferentes países.

El entramado criminal ofrecía un servicio consistente en aportar una serie de cuentas bancarias, controladas por “mulas”, previamente reclutadas en varios países por miembros de la organización: su misión era la de recibir transferencias de dinero procedente de estafas informáticas. Así como garantizar a los cibercriminals la aplicación de métodos para enmascarar el origen ilícito del dinero y avalar la integración de los beneficios del delito en los circuitos financieros legales.

Este grupo estaba integrado principalmente por personas originarias de Letonia que llegaban a Cataluña con el encargo de abrir estas cuentas bancarias, a los cuales recibían y transferían el dinero obtenido fraudulentamente. Fueron identificadas 27 personas, que actuaban como “mulas” bancarias, que abrieron cuentas en Barcelona con documentación obtenida fraudulentamente en connivencia de una gestoría. Realizaban transferencias a cuentas otros países para enmascarar el origen ilícito y dificultar su rastro. Finalmente, la Policía detuvo a cuatro de los integrantes de la red.