Los 130 yihadistas que ponen en peligro a España

Viajaron en su momento a Siria para combatir con Daesh y su regreso a nuestro país constituye una amenaza

Son 130 y las Fuerzas de Seguridad no saben a ciencia cierta dónde se encuentran. Los FTF (Foreing Terrorist Figther) españoles o de origen español que partieron para combatir en Siria e Irak y que probablemente siguen en las filas del Estado Islámico (Daesh, Isis) combatiendo sobre el terreno o, lo que sería más peligroso (hipótesis que siempre debe ser tenida en cuenta) se han fijado como objetivo regresar a nuestro territorio, si es que alguno no lo ha hecho ya de forma clandestina.

Las últimas operaciones realizadas contra este tipo de terrorismo en Esspaña han revelado que algunos de los detenidos mantenían contactos con FTF que se encuentran en países extranjeros o que se mantienen en Siria para luchar con Daesh en la guerra de guerrillas que desarrolla en esa zona.

Los FTF españoles son terrorista altamente peligrosos ya que cuentan con gran experiencia en el uso de todo tipo de armas y en la fabricación de artefactos explosivos improvisados (IED). Además, se trata de sujetos fanatizados que están dispuestos a llevar la yihad hasta sus últimos extremos y que profesan un gran odio hacia España al haber sido uno de los países que formaron parte de la Coalición Internacional que derrotó territorialmente a Daesh.

Se sabe, por las informaciones que llegaron en su día, que algunos de ello estuvieron integrados en un batallón, que dirigía en Raca el que fuera jefe de operaciones en el exterior de DAESH, Abdelmahid Abaaoud, muerto por la Policía en Parísn en noviembre de 2015, cuando dirigía los atentados cometidos en Francia y se había convertido en el coordinador de la banda para las acciones criminales en Europa.

En esa “escuela”, en la que se entrenaban los yihadistas destinados a atentar en occidente, los terroristas fueron agrupados por nacionalidades y los españoles, muchos de ellos de origen magrebí, compartían la unidad con otros procedentes de Marruecos.

La localización de estos individuos, y evitar que entren en territorio nacional, es una de las principales misiones de las Fuerzas de seguridad, que hacen un control permanente de los movimientos que realizan otros FTF por si entre ellos figuran algunos de ellos.

De los otros FTF que partieron desde España hacia Siria e Irak, se sabe que 73 de ellos murieron en combate o en acciones suicidas; 50 han retornado; nueve se encuentran en prisión en españa y otros 10 en cárceles de otros países, según fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN.

Expertos internacionales consideran que los FTF constituyen uno de los mayores peligros para occidente si logran retornar a sus países de origen. Se calcula que unos 53.000 extranjeros viajaron a Siria para unirse al ISIS entre 2013 y 2018. No todos ellos están vivos o forman parte del grupo que quiere volver a sus puntos de origen, bien por voluntad propia o porque se lo ordene Daesh, pero el peligro está ahí y debe ser combatido.